ODDWORLD ABE’S ODDYSEE

Hete aquí una de las más apreciadas aventuras disponibles en el extenso catálogo de PlayStation.

Y es que la epopeya de Abe, un ser verdoso con pinta de bonachón, es capaz de ofrecer un sinfín de virtudes que encontraréis en muy pocos juegos, hasta el punto de llegar a convertirse en uno de los pilares que sostuvo la magia de dicha consola durante sus últimos años de vida.

Sin embargo, a tenor de las distintas capturas incluidas en este artículo, podría parecer que el título no destaca por nada en especial.

De hecho, la oscuridad reinante invita a pensar que se trata de uno de aquellos programas sórdidos que ocasionalmente salían a relucir en PSX.

Nada más lejos de la realidad.

Basta con decir que toma prestado el laureado desarrollo del mítico Flashback, la tensión ambiental e inteligencia del consagrado Another World, e incluso la excelentísima calidad de animaciones del memorable Prince of Persia.

Combinad todos estos elementos en un CD-Rom y aderezarlos con uno de los argumentos más imaginativos de aquellos años, sumados a la tecnología vanguardista de la época.

Como podéis imaginar, el resultado se antoja cuanto menos explosivo.

Nos encontramos, por tanto, frente a un título que conseguirá haceros pensar, reír y, en definitiva, emocionaros.

Todo gracias a la perfecta armonía de cada uno de los elementos que conforman esta aventura.

Pudiera parecer también, debido a mis palabras, que me nutro del encanto de algunos clásicos de valor incunable, de los que este juego bebe indudablemente, pero sirviéndose de los recursos tecnológicos contemporáneos.

Aunque el bueno de Abe va mucho más allá.

Su gesta es con toda probabilidad uno de los lanzamientos más recomendables que han pasado por la 32 bits de Sony, si bien necesita ser contemplada en movimiento para apreciar su calidad en su justa medida.

Respecto a esta entrega, se compone principalmente de quince extensas fases, teniendo como denominador común entre todas ellas la necesidad de localizar la salida.

Aunque las posibilidades en cada etapa son enormes: activar trampas, desconectar electrodos, rescatar a numerosos compañeros de raza – o no -, malograr bombas, eliminar enemigos, y un largo etcétera.

Huelga decir que muchos de estos niveles difieren en demasía, a pesar del tono tétrico general.

Y así, existen pantallas interiores, exteriores, con disconformes objetivos y estructuras.

De modo que la estrategia y la capacidad deductiva del usuario se convertirán en sus mayores aliados para superar las viscitudes varias que plantea el desarrollo.

Por lo que pronto os descubriréis a vosotros mismos descendiendo por funestos precipicios, investigando toda suerte de trampas mortales de necesidad, o poseyendo – en el sentido mental de la palabra, no como los miembros de Old School Generation a la sufrida Super Nintendo – a determinados adversarios, dando saltos imposibles, rodando entre minas, esquivando el fuego enemigo, despejando nuevos caminos, …

Como veis, las opciones de juego son inmensas.

No en vano, aquellos que conozcan la obra de Delphine Software y su genial Another World, bien sabrán las cotas de adicción que pueden llegar a ofrecer esta clase de programas, cuya calidad resulta indiscutible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.