OLD SCHOOL GENERATION, UN BLOG QUE NO PRECISA EDULCORANTES

El abajo firmante suele tener una presencia bastante activa en numerosos blogs.
A mi labor cotidiana en Old School Generation, se suman otras colaboraciones para diversas páginas, que no necesariamente tienen relación con la industria del ocio electrónico.
Como bloguero habitual, procuro relacionarme con mis compañeros de profesión, por llamarlo de algún modo.
Pero de entre todas las críticas que se han vertido contra este humilde blog, bastante escasas en su corta pero intensa vida, una acicatea particularmente mi curiosidad.
Y así, entre gritos y sufriente indignación que han dejado caer en los alcantarillados virtuales, cuyo origen es preciso buscarlo en artículos extremadamente feministas, se suma una nueva acusación de que, este blog que nos traemos entre manos, peca de empalagoso y amigable en exceso.
Dicho de otro modo, no es apto para diabéticos, dado su contenido puramente dulcificado.
Un denominador común que bien podría extenderse a la forma de evaluar cada título.
Porque resulta conveniente recordar que existe una fórmula científica para sumar coordenadas estrictas acerca de cada juego.
A saber, los gráficos divididos por la música, y multiplicados a su vez por el aprovechamiento de la tecnología elevada a la enésima potencia.
Y todo ello sumado al prestigio de cada saga concreta.
Este proceso matemático debería dar como resultado un número exacto, inamovible e indiscutible.
Una cifra que debe coincidir con webs de probado prestigio, tales como Meristation, IGN, y un largo etcétera.
Un número, en definitiva, de inspiración casi divina, y por ello, que sea capaz de resumir la verdad absoluta.
Sin embargo, como no me siento cualificado para tan magnánima empresa, y considero innecesario puntuar una obra de arte, tiendo a hacer caso omiso de todo lo anterior.
No obstante, quisiera agradecer su bendita paciencia a aquellos que jamás han compartido mi opinión, y a pesar de todo, continúan pasando por aquí.
Pero también a todos los que participan activamente, aportando su granito de arena a la maduración de esta página.
Un blog hecho por y para vosotros, queridos lectores, con sus aciertos y errores.
Y aún a riesgo de parecer un – ruego de antemano me perdonen la vulgaridad, pero únicamente pretendo ceñirme al comentario original – chupapollas en potencia, tampoco quisiera disimular el profundo aprecio y respeto que le profeso a muchas de las personas con las que he tenido la dicha de contactar.
Adol3, Toni, Marina, los chicos del Tentáculo, Gelchan, Alex Montoya, Roy Ramker, Daicon X, mi tocayo José Andrés, Deka Black, Periko, Juan, Xisco, Kotai, Tiex y tantos tantos otros, han dejado una huella imborrable no sólo en O.S.G., sino también en este maltrecho corazón.
Llegados a este punto, me gustaría recordar a los sufridos lectores que Old School Generation es un blog de información pero, por encima de todo, de opinión.
Pues absolutamente todos y cada uno de sus textos son fruto de las impresiones, subjetivísimas, personalísimas, de su autor.

Al menos, sirva este pequeño incidente para la creación de un nuevo slogan: “O.S.G.: Annoying pikmins since 2.009“.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.