ONIMUSHA 2: SAMURAI’S DESTINY

Capcom se ha convertido en una de las compañías más expertas a la hora de sacar rentabilidad a sus sagas.

No en vano, hay pocas empresas que se hayan ganado la credibilidad del público, y Capcom ha sido una de ellas, tal y como refleja la magnitud y la calidad de su catálogo.

Cuando sus genios se ponen a pensar todo el mundo permanece expectante ante las nuevas sorpresas que el gigante japonés pueda aportar al mundo del videojuego.

En esta ocasión le tocó el turno a Onimusha, con una segunda parte para los 128 bits de Sony de increíble factura.

Después de la conversión de la primera entrega para Xbox, que apenas aportó alguna diferencia respecto al original, todos nos preguntábamos hacia dónde concluirían las aventuras de Samanosuke en su lucha contra Nobunaga.

Ahora ya han pasado diez años desde aquellos desafortunados acontecimientos y el héroe es un joven samurai llamado Yagyu Jubei.

Para recrearle Capcom se ha basado en un actor japonés ya fallecido, Yusaku Matsuda, el “malo” en Black Rain de Ridley Scott.

Sin duda, sus fans en Japón no habrán tenido problemas para reconocerle, porque el grado de detalle alcanzado en los personajes resulta increíble.

Y no sólo por su diseño, sino también por las cuidadas animaciones faciales, cejas, ojos, boca… todos expresan las emociones que el personaje está viviendo en el juego de una forma totalmente creíble.

Y si este aspecto resulta llamativo, cuando Jubei llega a la playa y contemplamos como las olas rompen plácidamente en la arena en una extraña pero efectiva mezcla de vídeo y gráficos generados en tiempo real, tan sólo nos queda quitarnos el sombrero ante los desarrolladores de Capcom.

El trabajo ha sido minucioso en la representación de todos los escenarios.

Nada más comenzar ya tenemos una muestra de lo que nos vamos a ir encontrando en la aventura, maravilla tras maravilla, con el pueblo natal de Jubei totalmente arrasado bajo la mejor lluvia que por aquel entonces se había visto en un juego.

Pero contar con un apartado gráfico plagado de excelencias no serviría de nada sin diversión.

Afortunadamente, Onimusha 2 cumple también con este requisito.

Básicamente posee el mismo patrón que la primera entrega con algunos cambios.

Por ejemplo, durante los combates notaremos que el control es mucho más fiable ahora y que es más fácil ejecutar el contraataque que nos permite liquidar a un enemigo de una sola estocada.

Además, los cambios de cámara apenas interfieren en las luchas, un problema habitual en este tipo de juegos con escenarios en 2D.

Los puzzles también han sufrido cambios y mejoras, pero sin llegar a suponer un martirio para el jugador.

Por si fuera poco, Capcom ha incluido dos personajes más a controlar – Kotaro y Oyu – en diferentes fases del juego.

En definitiva, una gran aventura donde la acción, los enigmas y el argumento se conjugan con maestría en uno de los mejores juegos aparecidos hasta la fecha en PlayStation 2.

Lo que no es decir poco, precisamente.

EL BENEFACTOR

Jubei podrá regalar diversos objetos a los diferentes co-protagonistas, dependiendo de los puntos de cada uno.

Así obtendrá ítems que le servirán para avanzar en la aventura y fomentar la amistad con alguno de sus acompañantes.

GOLOSINAS GRÁFICAS

El nivel alcanzado por Capcom en Onimusha 2 resulta sobresaliente en todas aquellas escenas donde aparece el agua.

La llegada a la playa, por ejemplo, es uno de los momentos visuales cumbre del juego.

A IMAGEN Y SEMEJANZA

El actor Yusaku Matsuda ha sido recreado para protagonizar Onimusha a título póstumo.

Por aquí fue sobradamente conocido tras haber interpretando a Sato en Black Rain.

EN SÍNTESIS

De entrada, llama poderosamente la atención un despliegue de asombrosos efectos que dejarán pasmados a los más exigentes.

El detalle de los rostros y su animación, junto con la representación del agua, son puntos culminantes en el juego.

Como ocurría en el primer capítulo de la saga, también nos encontramos con una banda sonora acorde con la ambientación del juego, que sin llegar a destacar cumple su cometido a la perfección, como ocurre con los efectos sonoros.

Por lo demás, se mantiene el sistema del primer Onimusha, pero se han pulido algunos aspectos que lo hacen más divertido; sobre todo al combatir, con una mecánica más precisa y que permite un mayor acierto.

Conviene recalcar que la aventura ofrece múltiples caminos y misiones alternativas, y por si esto fuera poco, se otorgan recompensas al volver a jugar como nuevos trajes y minijuegos hasta completar una larga lista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.