OPERATION LOGIC BOMB

Al contrario de lo que suele pasar en el cine, en el mundillo del videojuego segundas y terceras partes son, a veces, muy superiores al original que dio lugar a la saga.

Esta realidad mil veces constatada es, en el caso de Operation Logic Bomb, un hecho tan evidente que sería incapaz de negarlo hasta el más reconocido de sus detractores.

La evolución con respecto a Fortified Zone es tan tangible, tan contrastable, que no merece la pena ni intentarlo.

Desde la primera misión Operation Logic Bomb, también conocido como Ikari no Yōsai en su país de origen – algo así como The Fortress of Fury -, pone el listón a la altura de la mejor escena de acción de una gran película bélica.

Inmersos en el fragor de la batalla, sentiremos el caos, las balas rozando, la sacudida de las explosiones, y no sabremos donde meternos.

Lo normal es que caigamos a las primeras de cambio, a nosotros mismos nos ha pasado en varias ocasiones, pero pronto mejoraremos y descubriremos que existen diversas estrategias y formas de combatir.

Acabar con un nido de ametralladoras, localizar la posición exacta de los enemigos, y así hasta manejar todas las armas posibles.

El control, algo fundamental en este género, resulta ejemplar por su sencillez en el manejo y la precisión a la hora de disparar.

A diferencia de otros títulos similares, algunos enemigos son relativamente inteligentes, muy duros y aún más rápidos.

Reaccionan al instante a nuestras acciones y su respuesta rara vez es la misma, por lo que no parece tan lineal y estaremos siempre obligados a medir bien nuestros movimientos.

En una misma fase se alternan momentos trepidantes con otros en los que es fundamental actuar con tranquilidad y máxima atención.

Y el resultado, claro, no puede ser más apasionante para todos los amantes incondicionales del género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.