OUTRUN (SEGUNDA PARTE)

EL CLÁSICO, EN CASITA

El tremendo impacto cosechado por OutRun en los recreativos – algunas fuentes aseguran que SEGA despachó 20.000 unidades, todo un récord tratándose de Dedicated Machines -, provocó su rápida adaptación al mercado doméstico.

La inefable U.S. Gold se encargó de las conversiones a ordenadores de 8 y 16 bits.

Conscientes de que no podrían alcanzar, ni por el forro, la calidad de la BSO original, decidieron incluir una cinta de audio con la música de la coin-op a modo de extra – eso que ganamos -.

Podría llenar dos páginas hablando de versiones vomitivas – Sega Ages de PS2 -, mediocres – Game Gear – o dignas – Mega Drive -, pero me limitaré a las que mejor han sabido explotar el tesoro heredado de AM2.

Por un lado tenemos la versión de PC Engine, una pequeña maravilla programada por NEC Avenue, que aunque no alcanza el mismo detalle en los escenarios, sí respeta la jugabilidad y la maravillosa BSO original.

También existe una adaptación para Dreamcast, escondida en los recreativos de Shenmue II y presente en el buscadísimo Yu Suzuki Game Works Vol. 1; un libro editado en 2.001 que incluía un GD-Rom para DC, con 5 coin-ops clásicas de AM2.

No es una emulación perfecta – la música es ratonera, y el Testarossa ha sido sustituido por otro deportivo de color rojo -, pero no está mal.

En 2.003 THQ distribuyó en España Sega Arcade Gallery para Game Boy Advance.

En su interior se hallaba la mejor adaptación que ha tenido OutRun para una consola portátil: suave, jugable y con una BSO deliciosa.

Una gran conversión, aunque no llega a la altura del Grial de los OutRun domésticos: la versión Saturn.

Comercializada en Japón en 1.996 bajo el sello Sega Ages, no sólo es una copia pixel perfect de la placa original, sino que además incorpora, mediante un truco, un modo Smooth con un scaling más suave, y de propina nuevas versiones de la BSO original.

Desgraciadamente, este último detalle se perdió con la adaptación a Occidente en 1.997, dado que SEGA integró en un solo CD-Rom tres Sega AgesOutRun, After Burner, Space Harrier – y ya no quedaba sitio en el CD para florituras.

A menos que seas millonario y tengas la coin-op en el salón, no lo dudes: métete en tu sitio de subastas virtuales favorito, y a por la versión Saturn.

Ya es hora de revivir la magia.

EN SÍNTESIS

Si más de treinta años después se sigue hablando de OutRun es por algo: su BSO – la mejor de la historia, según dicen -, su jugabilidad y el encanto de sus escenarios la convierten en el icono Retro por excelencia.

Gracias por todo, SEGA.

EL VIAJE DE TU VIDA

Es 1.986, estás frente a unos recreativos y tienes 20 duros en el bolsillo… ¿qué hacer?.

Pues nada mejor que sentarse en el sillón de OutRun y disfrutar de una experiencia que marcará tu vida.

Mientras tres altavoces bombardean tus oídos con el magnético Magical Sound Shower, te lanzas en compañía de una rubia de melena pixelada a recorrer 15 parajes interconectados entre sí.

Y sólo tú puedes decidir dónde acabará el viaje.

Ojito con las curvas cerradas y los camioneros, que tienen muy mala leche cuando ven un Testarossa en la autopista.

Como los de verdad…

FAUNA DOMÉSTICA

Entre las muchas adaptaciones que tuvo OutRun se puede hallar de todo: penosas – Amstrad CPC -, curiosonas – Commodore 64 – o muy recomendables – Mega Drive -.

Dejando al margen el afán coleccionista – esa cinta de audio que acompaña a las versiones para micros de 8 bits… -, las dos conversiones más fieles son las de GBA y Saturn – la mejor conversión doméstica, sin ninguna duda -.

Sin olvidar, claro está, la tentadora entrega de 3DS.

Si no las tienes, lánzate en eBay a por ellas…

BONITO Y LETAL

Las columnas de The Getaway convertían cada curva en una trampa mortal.

Difícil resistirse a semejante reto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.