OUTRUN

Ni el paso de los años, ni algunas adaptaciones mediocres han diezmado el ineludible carisma de esta leyenda recreativa, nacida a raíz de la profunda pasión que experimenta el insigne Yu Suzuki por la prestigiosa escudería Ferrari.

Liderando la aclamada división AM#2 de SEGA, este genio de la programación revolucionaría la industria en repetidas ocasiones, con auténticas obras maestras de culto, tales como After Burner, Virtua Racing o Virtua Fighter, por citar tan sólo algunos ejemplos destacados en su extensa trayectoria.

Pero ya durante el lejano 1.986, con apenas dos años en el seno de la compañía nipona y tras la gloria cosechada con el fabuloso Hang On, Suzuki volvió a sorprender al mundo entero con otro innovador arcade de conducción, posible gracias a una pareja de procesadores 68000 y la denominada Super Scaler Technology, que tan buenos resultados había dado anteriormente con el añorado Space Harrier.

Dicha placa fue bautizada con el sonoro nombre de OutRun, y consiguió pasar a los anales del ocio electrónico por su original desarrollo, magistral banda sonora y fastuoso apartado gráfico.

Y así, OutRun proponía a los aficionados conducir un flamante Ferrari Testarossa, y de paso, elegir su propia ruta a lo largo de quince extensos circuitos, dando como resultado la nada despreciable cantidad de hasta cinco finales bien diferenciados entre sí.

Huelga decir que la riqueza y variedad de sus escenarios, junto a la magistral banda sonora – que a día de hoy sigue siendo considerada como la mejor en la historia de los recreativos – se convirtieron en todo un reclamo para volver a enfrentarse a la coin-op una y otra vez.

Años más tarde, SEGA intentaría en vano repetir la fórmula del éxito con Turbo OutRun, allá por el 1.989, y OutRunners, en el año 1.993.

Aunque tristemente, nunca volvió a conseguir un triunfo semejante.

Tuvimos que esperar hasta bien entrado el 2.003 para poder revivir aquellas mismas sensaciones con el vitoreado OutRun 2.

PURO ESPECTÁCULO EN EL SALÓN DE TU CASA

A la hora de adaptar aquel título emblemático de 1.986, las dos últimas décadas han sido especialmente proliferas en conversiones de todo tipo y pelaje, entre las que merece la pena destacar las correctas entregas para PC Engine y Mega Drive, una maravilla jugable disponible para Saturn, y un auténtico despropósito en PlayStation 2 editado dentro de la colección Sega Ages, que deberíais evitar a toda costa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.