PANZER DRAGOON RPG, LA CULMINACIÓN DE UNA SAGA

Team Andromeda sin duda ha sido un equipo de programación que marcó la diferencia con todos los juegos que lanzó en Saturn, siendo posiblemente quienes mejor supueron aprovechar la compleja estructura de la plataforma, sirviéndose de ella para crear obras maestras atemporales que supusieron todo un hito en la industria.

Cada nuevo juego lanzado era motivo de alegría para los usuarios de la maltrecha consola de SEGA, que grácias al equipo de programación contaron con juegos que, si bien no eran muy numerosos, si estaban a la altura de los mejores, con un derroche de calidad e ingenio dificilmente imitables.

Ríos de tinta se han vertido sobre el fracaso de la consola de 32 bits de SEGA.

Finalmente, las únicas conclusiones posibles a las que se ha podido llegar a grandes rasgos es que la consola tuvo un ciclo de vida poco extendido en el tiempo, y que sufrió de una muerte prematura que facilitó en gran medida el gran éxito obtenido por PlayStation.

Las ventas ciertamente nunca acompañaron a la plataforma de SEGA, si bien contó con dignos juegos capaces de competir en igualdad de condiciones con otros grandes del género aparecidos en otras consolas de la competencia que gozaban de mayor prestigio.

Si hacemos una pequeña retrospectiva hacia el año 1997, tres eran los juegos de rol que SEGA había previsto lanzar en España, todos ellos de una calidad fuera de toda duda, Phantasy Star V, Grandia, y finalmente Panzer Dragoon RPG.

.

Ocurrió entonces la precipitada desaparición de Saturn de todos los comercios del mundo, tras el anuncio de SEGA sobre el abandono de la plataforma, de modo que cesaba en su fabricación y comercialización para centrarse en el desarrollo de su sucesora, Dreamcast, que vería la luz un año más tarde aproximadamente.


Este hecho provocó que SEGA fuera especialmente selectiva con los juegos lanzados al mercado de Saturn; dado que el juego del Sonic Team, Phantasy Star se encontraba en desarrollo para la todavía desconocida Dreamcast, y Grandia no llegó a traspasar las fronteras del mercado nipón, Panzer Dragoon RPG resultó ser la última esperanza a la que se podían aferrar los amantes de los juegos de rol poseedores de una Saturn.


Tres fueron los años que precisó el equipo de desarrollo, Team Andromeda, para darle forma a un juego que representó una experiencia visual, sonora y jugable, sencillamente exquisita, una verdadera maravilla técnica al servicio de la diversión.


Cuando finalmente el juego estuvo disponible, resultó ser el que más CD’s ocupaba de la época, un total de cuatro discos de los que se utilizaba la totalidad del espacio disponible, para que os hagáis una idea de la magnitud del proyecto. A diferencia de otros juegos, en que las renderizaciones ocupaban practicamente la totalidad de los CD’s, en éste título tan sólo el primer compacto resulta relativamente asequible, dado que es de suponer que gran parte del espacio del disco lo ocupa la intro, de más de 20 minutos de duración, una verdadera sorpresa para todos los usuarios de Saturn, que vieron no exentos de cierta alegría escenas de vídeo en su consola que nada tenían que envidiar a otros grandes clásicos del género, como Final Fantasy VII.


Técnicamente, el programa es insuperable por ningún otro juego lanzado en Saturn, quizá Nights puede estar a la altura, pero ningún otro consigue hacerle sombra, y es que luce toda clase de efectos gráficos que nadie creía posibles en la consola de SEGA, y que conseguían sorprender con una facilidad digna de loa a todo aquel que tenía ocasion de jugarlo. El engine 3D del título era soberbio, de una calidad inusitada, con una maestría tal que invitaba a pasearse por los escenarios con el único propósito de deleitarse con los bellos gráficos creados por Team Andromeda, con una suavidad digna de mención y, a diferencia de las anteriores entregas de la saga, dando libertad al jugador para desplazarse a voluntad hacia cualquier punto del escenario.

El sistema de combate es otro apartado que aquí merece ser mencionado, sencillo pero a la par exigente, con batallas que se desarrollan en tiempo real permitiendo además moverse alrededor de los enemigos para buscar puntos estratégicos donde cubrirse o bien donde nuestros ataques causen mayor daño y resulten más devastadores. Para ello será preciso contar con la habilidad y la rapidez suficiente, por lo que resulta totalmente recomendable evolucionar el dragón para poder ser de este modo más efectivos en los enfrentamientos que llevemos a cabo.


En cuanto al apartado sonoro, pese a estar tocado por el chip de Saturn y no contar con la calidad propia de un CD, resulta magistral y no desmerece en absoluto. Para los amantes de las especificaciones técnicas, el chip de sonido de Saturn contaba con un total de 32 canales que facilitaban la reproducción de las más diversas composiciones musicales sin necesidad alguna de recurrir al CD, buena prueba de ello se encuentra en el juego de Sonic R, e incluso en Nights, que contaban con algunas de las mejores canciones disponibles en las consolas de 32 bits, llegando incluso a optar a diversos premios internacionales en diferentes programas, donde en España resultó ser Nights el juego más votado por sus temas sonoros, algo que sin duda recordarán todos aquellos que escuchaban antaño el programa original de Game 40.


Dejando de lado la capacidad de la máquina para reproducir música, y centrándome en el juego propiamente dicho, la historia narra cómo un grupo de militares asaltan una pequeña colonia minera donde reside el protagonista para apoderarse de Azel, un ser mitológico, mitad mujer, mitad dragón, del que depende el futuro de la especie humana.


Durante vuestro particular periplo os enfrentaréis con algunos de los enemigos más descomunales que hayáis visto previamente en un juego de estas características, por lo que será necesario buscar el punto debil que permita abatirlos con garantías de éxito.


Junto con Nights, la saga Panzer Dragoon, y muy especialmente este tercer título, forman el compendio de juegos más excepcionales que pudieron jugarse en los circuitos de la 32 bits de SEGA, que tuvo un final amargo después de ver joyas de este calibre, pues evidenciaban que con más juegos de ésta magnitud, el futuro de la consola de SEGA habría sido muy distinto del que hoy en día todos conocemos. Y es que por mucho y muy bueno que diga en torno a éste título, siempre me quedaré corto, pues se trata sin ningún atisbo de duda del mejor RPG desarrollado para Saturn, que puede mirar de frente al mismísimo Final Fantasy VII sin sentir rubor alguno. Tiene esa mágia que tan pocos juegos consiguen transmitir que obliga a sorprenderse de forma continuada al usuario, que durante todo el desarrollo de la aventura no cesa de asombrarse de las maravillas que se muestran en pantalla. Absolutamente imprescindible en la colección de cualquier amante del género RPG, y muy especialmente recomendado a todos aquellos que disfrutaron jugando a Final Fantasy VII y similares, que no tuvieron ocasión de jugar a la maravilla que les brindó SEGA a sus usuarios.


RESUMIENDO
.
Los gráficos del juego os sorprenderán; incluso después de tantos años. Y en su día, no dejaron indiferente a nadie que tuvo ocasión de ver el juego en movimiento. Hermosos y nítidos hasta decir basta, espectaculares e impresionantes a partes iguales. Sin duda, los mejores de todo el catálogo de Saturn.

La música por su parte acompaña en todo momento de la forma más perfecta posible a la acción y al desarrollo del juego, con una gran cantidad de melodías de lo más diversas y de una calidad incuestionable, que por añadidura recurrían a las bondades del potente chip de sonido de Saturn, al que apenas se le dió uso alguno durante todo el ciclo vital de la consola. Los sonidos propios del juego, de megas y megas, conseguían además crear una atmósfera envolvente, que cumplía a la perfección con su cometido, el de ambientar con maestría a un título que sabía entretener y hacerse querer.


Pero sin duda, lo mejor del programa se encuentra en su jugabilidad, como dictan los cánones de todo buen videojuego que se precie de serlo, y que separan a los juegos buenos de las obras maestras. Aquí os encontráis a los mandos de uno de los mejores RPG de la historia, que no es decir poco, con un control sencillo pero que encierra una gran cantidad de posibilidades que se ajustan a las necesidades del más exigente, con un innovador sistema de combates que convertían a cualquier batalla en un duelo mucho más dinámico que los típicos combates por turnos a los que estábamos acostumbrados, consiguiendo que cada enfrentamiento se convirtiese en toda una experiencia digna de ser jugada.


En algunas publicaciones se ha dicho de éste título que es “magistral, increíble, alucinante, …”.

Poco más puedo deciros, salvo que tratéis por todos los medios de jugar a éste programa. Lo mejor que podréis jugar de una Sega Saturn.
.

Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.