PAPER MARIO

Legend of the Seven Stars, el intento de Square por llevar el mundo de Super Mario Bros. al formato de un RPG, demostró que el fontanero podía protagonizar algo más que un simple juego de plataformas o carreras.

Nintendo volvió a retomar la idea con Paper Mario, descubriendo que había mucho que experimentar en el mundo de las tres dimensiones.

Se trata de un concepto muy atractivo, para qué lo vamos a negar.

Puede que incluso fuera un regalo de Navidad para todos aquellos que pensaron que Mario había perdido algo en su camino, por otro lado impecable, hacia los entornos tridimensionales.

En cualquier caso, Paper Mario supuso el regreso de nuestro héroe, cambiando la típica bidimensionalidad por un brillante universo en complejas 3D, embarcado en una ridícula búsqueda de los misteriosos Star Spirits que necesita para destruir un extraño artefacto que ha convertido en invencible a su archienemigo, el malvado Bowser.

El aspecto visual ofrece confianza, y el desarrollador, Intelligent Systems, da un nuevo giro al personaje para explorar un inédito universo de Mario, que conoce a nuevos compañeros y se enfrenta a nuevos enemigos en batallas por turnos.

Más allá de la novedad, no obstante, sigue siendo un juego de rol rico en matices, con aspectos de gran interés por descubrir y con estadísticas por superar.

Paper Mario fue lanzado en cartucho, y pronto se convirtió en objeto de coleccionista, aunque hoy en día puede jugarse también en Wii U gracias al servicio de descarga.

Años después apareció su esperada continuación.

Paper Mario: The Thousand Year Door es aún relativamente fácil de encontrar en páginas de compra-venta con juegos de segunda mano, y también funciona en Wii si has mandado al desván tu vieja GameCube.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.