PEQUEÑO TRIBUTO A RETROINVADERS

O lo que es lo mismo, a José Zanni, porque detrás de cada página siempre hay una (o más) persona(s) que es la encargada de moldearla y darle forma.

Old School Generation nació con la intención de plasmar unas vivencias, de transmitir un pensamiento, reflejar una emoción y, en definitiva, tratar de compartir ese sentimiento con todos aquellos jugadores que han sido partícipes de una época que no por pasada está menos presente; y del mismo modo, con la intención de hacer llegar ese singular credo a las generaciones más jóvenes que no han tenido ocasión de conocer el glorioso pasado que ha dado paso al actual panorama que todos conocemos.

Y en este proceso, personas de la talla de Zanni tienen mucho que decir, y que aportar, pues sin la colaboración de tan excelentes personas gran parte del trabajo desempeñado caería sobre suelo mojado, como reza el popular refrán.

Soy plenamente consciente de la labor que es preciso desempeñar para llevar a cabo una página de estas características.

No en vano, en no pocas ocasiones he tenido la impresión de que intentar hacer llegar un mensaje, daba lugar a un proceso similar al de arrojar una botella al mar, confiando en que el mensaje que aguarda en su interior llegue a buen puerto.

Y es precisamente en este mar de dudas, como lo es la vasta red, donde la labor llevada a cabo por personas de la talla de José Zanni se torna de suma importancia, como la buena estrella que nos guía en lo profundo del océano, y consigue con gran acierto ponernos en contacto los unos con los otros.
Pues, aunque el amor que le profesemos al medio sea infinito, los temas a tratar son limitados, y con frecuencia, no lo dudo, repetiremos algunos, de forma más o menos acertada, y esta es otra de las grandes virtudes que atesora RetroInvaders, la de ponernos en contacto y conseguir comunicarnos con otras personas que comparten las mismas inquietudes intelectuales.

Y es que los videojuegos son un arte en sí mismos, y del mismo modo que adoro una gran cantidad de libros clásicos y le profeso un profundo respeto a célebres autores, no es menos cierto que las sensaciones que provocan una gran cantidad de juegos son del mismo modo indescriptibles e irrepetibles.

O acaso nadie se ha emocionado jugando a algún título de la franquicia Final Fantasy, o ha sentido una profunda sensación de triunfo interior al conseguir finalizar un juego sumamente complicado, o nadie ha querido perderse, para encontrarse a sí mismo, por los vastos prados de Hyrule?

A pesar de la mala prensa que algunas publicaciones están tratando de darle al medio, poniendo en evidencia su falta de profesionalidad y, lo que es más grave, la total ausencia de conocimientos respecto al tema tratado, os he de confesar que si en alguna ocasión tengo un hijo, nada me gustaría más que el hecho de que fuera feliz, y que creciese jugando, y jugando junto a mí si eso es posible, pues sin duda eso constituye un grato recuerdo que bien merece la pena atesorar.

Y RetroInvaders nos brinda esa libertad que nos permite expresarnos, hacer llegar nuestra opinión, y alcanzar el valor para transmitir todo aquello que queremos decir, y de olvidarnos de todos aquellos medios que están regidos por gente cobarde que se ha olvidado de cumplir sus propios sueños, y atacan sin amedrentarse a los sueños de los demás.

Por todo eso y mucho más, gracias José.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.