PHANTASY STAR ONLINE

Cuando Phantasy Star Online fue lanzado en el año 2.000, no era el primer juego online para consola.

La propia Dreamcast disponía de ChuChu Rocket! y Quake III: Arena, mientras que otras consolas más antiguas habían tanteado la idea con mayor o menor fortuna.

Pero Phantasy Star Online fue el único que daba la sensación de funcionar, y también fue el primer juego online que adoptó la sensibilidad de un diseño de consola, transformándolo a través del prisma de la conectividad online para hacer algo realmente original; algo que probablemente no habría podido existir sólo en PC.

Phantasy Star Online, inspirándose en los juegos de rol multijugador en línea, tan abundantes en los PC de la época, abrazó la conectividad y el espíritu de comunidad del género, pero conservó un sentido de la aventura más en consonancia con el estilo de la consola.

También gozaba de una soberbia mecánica de Action RPG: personajes personalizables en equipos de cuatro abriéndose camino por escenarios de ciencia ficción y luchando contra imponentes monstruos para salvar el planeta.

Pero lo excepcional era el modo en que se establecían la comunicación y la cooperación en pleno juego: el uso de un traductor multilingüe permitía a jugadores del mundo entero entablar partidas.

De hecho, si conseguías jugar poco después de su lanzamiento, antes de que apareciesen los fraudes, podías encontrarte con el tributo de jugadores japoneses de alto nivel, que daban la bienvenida a sus compañeros de menor nivel depositando regalos a sus pies.

Y esta es la gran diferencia entre Phantasy Star Online y la competición en PC, de mayor solemnidad: el juego era divertido, tanto si las áreas lobby estaban o no decoradas con enormes corazones el día de San Valentín.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.