PILOTWINGS

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Nintendo

Considerado un juego de culto, Pilotwings pertenece a la primera hornada de Super Nintendo.

Si bien es justo reconocer que llegó al viejo continente europeo en 1.993, tras dos largos años desde su lanzamiento nipón.

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Modo 7 3

En cualquier caso, supuso el origen de una prestigiosa saga que tuvo continuidad con Pilotwings 64 y Pilotwings Resort.

MODO 7 A PLENO RENDIMIENTO

Pilotwings fue uno de los primeros títulos en beneficiarse del espectacular Modo 7, que tan hondo caló entre los usuarios de 16 bits.

Y no era para menos, pues este modo de gestión de gráficos mostraba unas perspectivas otrora impensables, que a su vez dotaban al juego de una gran sensación de profundidad y permitían rotar los escenarios 360º.

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Modo 7 4

Todo un hito a principios de los noventa, cuando este tipo de virtuosismo gráfico quedaba reservado para los ordenadores personales gracias al uso de gráficos poligonales.

Amparándose en un apartado visual sugerente a la par de novedoso, el afanado jugador debía ir superando diferentes lecciones de vuelo a bordo de distintos vehículos, y cumpliendo determinados requisitos durante su adiestramiento.

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Modo 7 2

Biplano, salto en paracaídas, mochila cohete, …, tal como cabía esperar, los artefactos disponibles, así como los retos, iban en aumento, complicando enormemente la obtención de la siguiente licencia de vuelo.

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Modo 7 1

Respecto a las lecciones propiamente dichas, pasaban por obtener todos los anillos de un recorrido, o bien aterrizar en la diana menos accesible de cada escenario, ofreciendo un reto considerable pero altamente satisfactorio una vez superado.

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Modo 7 5

Otra de las novedades de este codiciado simulador residía en la agradecida posibilidad de cambiar la cámara en momentos puntuales, tal como se puede apreciar con el Jet Pack, mostrando a placer una vista cenital o trasera, ampliando así el campo de visión.

UNA EXPERIENCIA GRATIFICANTE

Mucho ha llovido desde el lanzamiento de Pilotwings, pero si no lo pudiste disfrutar en el año de su estreno, quizá te apetezca (re)descubrir este clásico atemporal que, como el buen vino, mejora con el paso del tiempo.

No obstante, conviene matizar que su dificultad no es apta para todos los públicos.

Pilotwings SNES Pixel Art Xtreme Retro Modo 7 6

Un handicap, en definitiva, para los usuarios más jóvenes o menos experimentados, que comprobarán de qué pasta estaban hechos los jugadores de la vieja escuela forjados, entre otras, con las leyendas de Nintendo.

ALGUNAS CURIOSIDADES REFERENTES AL JUEGO

El Modo 7 era un sistema de procesamiento gráfico incluído en Super Nintendo.

El título encargado de mostrar al mundo sus incontables virtudes fue F-Zero, coincidiendo con el estreno de la consola.

Koji Kondo compuso las melodías de Pilotwings, junto con el célebre Soyo Oka.

La segunda entrega de la saga vio la luz en Nintendo 64 allá por el lejano 1.996, y fue bautizada para la ocasión con el sonoro nombre de Pilotwings 64.

Creado por Paradigm, desarrolladores de simuladores de vuelo profesionales, fue un espectacular título en plenas 3D superior al original.

Tras los buenos resultados obtenidos, Paradigm se asentó como estudio de juegos.

Lamentablemente, el moderado éxito cosechado con Terminator: Dawn of Fate o Mission Impossible: Operation Surma no impidió su cierre en 2.008.

Pilotwings Resort resucitó la saga tras quince años de espera, ofreciendo nuevas sensaciones, atractivos gráficos tridimensionales y la posibilidad de jugar con los Mii.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.