PITFALL 3D: BEYOND THE JUNGLE

A diferencia de otros clásicos de valor incunable, existen algunos títulos que si saben adaptarse a los sistemas emergentes, exprimiendo las características de las nuevas máquinas, y conservando además inalterable la esencia de los originales.

Afortunadamente este es el caso de Pitfall, aquel mítico juego de Atari que años después cautivó nuevamente a los usuarios de Mega Drive y Super Nintendo, amén del polémico Mega CD y 32X, entre otras plataformas.

Dada la imparable trayectoria de la serie, era de esperar que tarde o temprano hiciera acto de presencia en la otrora popular PlayStation, aunque luciendo para la ocasión un renovado diseño, acorde con la tendencia vigente.

De modo que, tal como su propio nombre recalca, en dicha versión se optó por el uso de un complejo entorno tridimensional, frente al clásico desarrollo en gloriosas 2D que antaño sedujo a los afortunados usuarios de 8 y 16 bits.

O dicho de otro modo, nos encontramos frente a espectaculares escenarios, engalanados a su vez por un diseño y ambientación dignos de toda loa y alabanza, un mapeado de gran envergadura, un personaje claramente reconocible y perfectamente animado, y por último pero no por ello menos importante, muchos de los habituales enemigos, a los que se suman algunos llamativos seres cuanto menos mal intencionados, conformando así el universo ideal para reavivar las emociones de nuestra niñez.

Tanto es así que, por impensable que pudiera parecer, especialmente entre aquellos que estén más versados con el programa inicial, ACTIVISION obró el milagro, consiguiendo que pese a esta arriesgada transformación, Pitfall 3D respete la esencia, así como el espíritu plataformero que hizo grandes a sus antecesores.

Combinad pues una jugabilidad a la altura del clásico con una mecánica tan simple como adictiva, que basa su mayor atractivo en continuadas combinaciones de pruebas de habilidad, y obtendréis un título fácilmente recomendable dentro del extenso catálogo de PlayStation.

No en vano, en el año de su lanzamiento, allá por el lejano 1.998, fue considerado como uno de los mejores de su género.

Plataformas móviles, trampas ocultas, enemigos posicionados en lugares insospechados, superficies deslizantes, y otras dificultades varias de diferente naturaleza convierten a este Pitfall 3D en una aventura casi inolvidable.

Por si fuera poco, todos aquellos usuarios embriagados por la nostalgia podrán disfrutar con la versión original de Atari, tal como ya sucedió en los anteriores episodios de 16 bits.

Si bien para desbloquear tan preciado extra será menester introducir el correspondiente password al inicio del juego.

Todo un acierto, especialmente si os contáis entre ese selecto grupo de aficionados relativamente experimentados en esta legendaria franquicia, pues podréis comprobar sin excesivas dificultades cómo muchos de aquellos enemigos y trampas han sobrevivido al paso de los años.

Y de los sistemas.

LA ENTREGA ORIGINAL

Resulta bastante probable que, un creciente numero de poseedores de PlayStation, no tuviera la oportunidad de disfrutar con el laureado juego de Atari.

Por fortuna, los programadores de Pitfall 3D accedieron a incluir dicho episodio en el compacto disponible para la 32 bits de Sony.

Para tener acceso al clásico entre los clásicos, nada más fácil que introducir el correspondiente password al comienzo de la aventura.

Aunque a los aficionados noveles pudiera parecerles un tanto simple, lo cierto es que nos estamos refiriendo a un programa realmente divertido, capaz de engatusar a cualquier amante de las plataformas, por exigente que sea; pues tras esa apariencia pixelada se oculta una verdadera obra maestra del entretenimiento digital.

JEFES FINALES POR DOQUIER

Como en toda aventura que se precie de serlo, la presencia de los temerarios final bosses está asegurada.

Para bien o para mal, Pitfall 3D no resulta una excepción, y os toparéis con algunos engendros capaces de oponer feroz resistencia incluso al más diestro de los jugadores.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.