PITFALL: THE MAYAN ADVENTURE

Harry Jr. lleva la sed de aventuras en la sangre.

Esta pasión le viene de familia, ya que su padre debutó en el mundo de los videojuegos una década atrás, con uno de los lanzamientos más vitoreados en la historia de la compañía, que sólo tenía 8 Kb.

Después de tanto tiempo, había llegado el momento de rememorar aquellos gloriosos años con este gran cartucho.

Pitfall: The Mayan Adventure era el último título, hasta entonces, de una larga serie que comenzó allá por los años ochenta en Atari 2600, pasando posteriormente por el mítico Commodore 64 y la incombustible NES.

Indudablemente, el tiempo había pasado y las mejoras técnicas para esta entrega son espectaculares, sobre todo si tenemos en cuenta que Activision contó con un gran elenco de profesionales.

Entre ellos, se encontraban Soundelux Medialab, responsables del sonido en películas como Cliffhanger, J.F.K. o Solo en Casa 2 y animadores de Walt Disney.

No es de extrañar, pues, la perfección en los movimientos del protagonista.

Con tal fin se han empleado cientos de secuencias, ocupando más memoria que la versión del primer Piftall.

La dinámica del cartucho es plataformera cien por cien; en algún momento nos puede recordar a Jungle Book, por los escenarios selváticos, las ciudades en ruinas y la animación del protagonista.

Pero no cabe ninguna duda de que Pitfall: The Mayan Adventure tiene personalidad propia, y que todos sus ingredientes componían uno de los títulos estrella para las Navidades de 1.994 en los 16 bits de SEGA y Nintendo.

El argumento enlaza con las entregas anteriores de la mano del progenitor de nuestro héroe, ya que lamentablemente ha sido secuestrado por el espíritu de un guerrero azteca, mientras realizaba una expedición junto a Harry Jr.

El perverso fantasma, no contento con su hazaña, también ha embrujado a todos los habitantes de la frondosa selva centroamericana con el propósito de dificultaros el camino que os separa de la guarida, donde está retenido el famoso explorador.

Los programadores, haciendo gala de su humor, han conservado para el anhelado reencuentro el aspecto gráfico original del padre.

Sin embargo, será necesario recorrer diez fases, siguiendo un nivel creciente de dificultad, para llegar a tan esperado momento.

Mientras tanto, os enfrentaréis a jabatos enfurecidos, águilas, calaveras que surgen de la nada y a dos jefes finales: un jaguar en la primera fase, y dos en la cuarta.

Como colofón a estas dificultades lucharéis contra la mismísima reencarnación, en una estatua de piedra, del temible guerrero azteca.

Aunque las complicaciones puedan resultar agobiantes en algunos momentos, los responsables del cartucho han distribuido vidas y corazones reponedores de energía a lo largo de todos los niveles.

Otros ítems bastante útiles son las monedas y todos los objetos preciosos; de este modo, cuando vuestro marcador llegue a cincuenta habréis conseguido un valioso continue.

Técnicamente, las dos versiones de Pitfall para 16 bits constituyen todo un dechado de virtudes.

Desde el colorido de los escenarios, pasando por los impecables scrolls, hasta la espectacular y detallada animación de Harry Jr., Redline Games, la compañía encargada de la programación, ha realizado una labor digna de encomio.

En el apartado musical, resaltar el perfecto acabado de las melodías en la entrega para Super Nintendo, aunque tampoco podemos obviar la impecable factura de este aspecto en la versión para los 16 bits de SEGA.

Sin duda, estamos ante algunas de las mejores melodías que hayamos podido escuchar en Mega Drive.

Ahora, sólo es necesario sumergirse en la jungla y disfrutar con este producto de 16 megas que responde al nombre de Pitfall.

ANIMACIONES

El equipo encargado de la animación ha dotado al protagonista de una serie de movimientos de envidiable calidad.

Durante todo el juego podréis contemplar como Harry se mueve suavemente a través de la pantalla.

CUIDADO CON…

Los jabatos, monos y demás animales de la selva han enloquecido repentinamente.

Es necesario prestar mucha atención, porque no dudarán ni un solo instante en atacar a vuestro héroe.

El que avisa no es traidor…

EL PASADO

En la cuarta fase se oculta la versión original de Pitfall para Atari 2600.

Harry podrá contemplar a su padre por unos instantes antes de continuar su búsqueda.

EN SÍNTESIS

En lo visual conviene destacar la animación de todos los movimientos de Harry Jr., que rozan la perfección, y los efectos de luz en las fases de los templos, que son impresionantes.

Cada escenario cuenta, además, con su propia melodía, y las composiciones se adaptan perfectamente al ambiente del juego.

Mención especial merecen las llamaradas y todos los efectos sonoros en general, pues con su calidad contribuyen a hacer de este cartucho una pequeña obra de arte.

Por lo demás, el personaje es bastante manejable, su control resulta muy sencillo y siempre aparece alguna novedad que invita a seguir jugando.

PERDIDO EN LA JUNGLA

Activision desempolva una de sus viejas glorias, maquillándola con un excelente equipo de profesionales.

El resultado es un impresionante juego de 16 megas que a más de uno dejó boquiabierto.

Todo sea para disfrutar con las aventuras de este carismático personaje, digno sucesor de su padre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.