PLANESCAPE: TORMENT

Planescape: Torment fue creado usando el motor Infinity de BioWare, y presenta una trama que, aunque es épica, tiene una escala fundamentalmente humana.

Y fue todo un logro si se tiene en cuenta que el juego cabalga sobre diferentes dimensiones mientras persigue a su protagonista, un ser tatuado de piel azul, amnésico, inmortal y a veces inmoral.

Este Sin Nombre – de hecho, va en busca de su identidad y entendimiento – es el auténtico eje del juego.

Se trata, a grandes rasgos, de un retrato mucho más íntimo de la humanidad que el que plantean otros RPGs.

Si el protagonista muere en el transcurso de la partida, es enviado a una lápida de cementerio sin mayores consecuencias que el sacrificio de otro ser del multiuniverso que sostenga su trayectoria vital antinatural.

Aunque su retorno para visitarlo es un recordatorio de que cada elección puede tener consecuencias imprevistas.

La inmortalidad del protagonista es un inesperado elemento argumental, usado para plantear provocativas preguntas sobre cómo debería vivirse la vida.

No en vano, Planescape: Torment enfrentaba al jugador con elecciones morales, mucho antes de que se convirtiesen en una moda.

El título posee una estructura de búsqueda diabólicamente inteligente y está lleno de ingenio e inventiva, desde los mágicos tatuajes que dan fuerza al Sin Nombre, hasta la creativa interpretación del semirredundante sistema de alineamiento.

Localizaciones de nombre evocador, como Fortress of RegretsFortaleza de los Lamentos -, albergan suspiros y llantos, como los de los compañeros del Sin Nombre: calaveras parlantes, súcubos, pirómanos e incluso un fragmento varado de conciencia colectiva; una metáfora perfecta del desafío que este juego, el más cerebral en su género, plantea a las convenciones y al gregarismo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.