POCAHONTAS

La bella historia de la princesa Pocahontas caló hondo entre muchos de los aficionados a las producciones de la factoría de sueños Disney.

Coincidiendo con la comercialización en vídeo del largometraje, allá por el 1.996, los afortunados usuarios de Mega Drive pudieron al fin deleitarse con uno de los cartuchos más destacados disponibles para su plataforma en ese mismo año.

Por aquel entonces todo parecía indicar que los títulos de Disney habían quedado reducidos al género de las plataformas, aunque por fortuna en ese contexto irrumpió el programa que aquí nos ocupa para demostrar todo lo contrario.

No en vano, debido a su calidad intrínseca Pocahontas es un cartucho que bien podría dejar atónito a más de uno. Basta con decir que las animaciones de las que hace gala el programa rozan el nivel de los mejores juegos para la 16 bits de SEGA, y todos y cada uno de los personajes están realizados con un miramiento inusitado.

Tanto es así que fueron los propios animadores de Disney quienes asumieron el cometido de elaborar las animaciones para los mismos.

Respecto al concepto de juego, se aleja significativamente de aquello a los que nos tenía habituados la célebre compañía, pues para la presente ocasión será preciso realizar determinadas acciones que permitan llevar la historia a buen puerto; por lo que no sería osado referirse a este notable cartucho como una aventura al uso.

Dicho esto, es necesario destacar que para concluir cada fase la princesa Pocahontas se verá obligada a obtener el espíritu de ciertos animales facilitándoles el encuentro con su correspondiente pareja.

Una vez cumplido este requisito y gracias a los favores que le brindarán los espíritus, el usuario tendrá a su entera disposición toda una gama de nuevas acciones que incrementarán su repertorio de habilidades, siendo algunas de ellas de compleja ejecución debido a la dificultad que entraña su manejo.

Para aquellos amantes de las curiosidades, además de la princesa india será posible controlar a su carismático mapache, que se evidencia como la elección idónea para afrontar muchos de los obstáculos que plantea el juego.

Estos y otros elementos que deberá descubrir el usuario por cuenta propia lo convierten en un título apto para todos los públicos, en el que será menester invertir un elevado número de horas para descubrir todos los secretos que alberga, a diferencia de otros tantos programas de la empresa que se antojan a priori simples y asequibles en exceso.

RESUMIENDO

Gráficamente el juego luce al más alto nivel.
Mención especial para la animación de los múltiples personajes, que nada tiene que envidiar a los mejores títulos de 16 bits.
Tristemente los fondos no pueden competir con el resto de elementos que integran este apartado.

La música por su parte cumple su cometido con holgura, aunque serán aquellos que disfrutaron de la banda original del largometraje quienes mayor partido sacarán de las melodías disponibles en este laureado cartucho.
Por contra, algunas de las digitalizaciones empleadas distan mucho de haberse resuelto con la misma solvencia que el resto de los efectos sonoros del programa.

La jugabilidad sigue la estela de los clásicos Disney, donde el control del personaje central se ejecuta de forma sencilla y hace gala de una gran cantidad de acciones que se incrementa conforme se afianza el progreso.

En síntesis…

Es un motivo de alegría que Disney prescindiera al fin del clásico concepto de plataformas para crear un título distinto a sus anteriores aventuras, pues resulta entretenido, original, apto para todas las edades y por encima de todo muy jugable.

A nivel visual fue de lo mejor que pudo verse en Mega Drive desde hacía largo tiempo.

A destacar el singular concepto de juego, tan divertido como original, si bien algunas digitalizaciones pecan de ser ciertamente mejorables.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.