POKÉCRUPIER

Llevando las batallas del cartucho al tablero…

Pokémon Trading Card Game se introdujo por primera vez en octubre de 1.996 en Japón, como un spin-off inusual que vive ahora al margen de los juegos.

Las batallas imitan a las del juego, pero hay diferencias importantes.

Los Pokémon pueden evolucionar en medio del combate y hay que usar tokens de energía para atacar al enemigo o retirar a la criatura.

El combate termina cuando un jugador no tiene más Pokémon en el juego, o el contrincante ha obtenido las seis cartas de premio.

Cuando Magic: The Gathering publicó Wizards Of The Coast para las audiencias anglosajonas en los noventa, muchos ignoraron la mecánica de combates y simplemente coleccionaban las cartas.

La popularidad de las mismas llevó a muchos colegios a prohibirlas, pensando que podrían traer problemas de abusos.

Un Charizard brillante era la carta más preciada de aquella primera edición, y aún hoy en día puede pagarse un dineral por ella.

The Pokémon Company asumió el control global del juego de cartas en 2.003, y lo ofrece tanto en su versión con cartas como de manera digital para PC, Mac e iPad.

Sin embargo, si buscas una manera retro de disfrutarlo, el juego de cartas concibió un cartucho para Game Boy Color en 1.998.

Lo desarrolló Hudson Soft y se llama simplemente Pokémon Trading Card Game.

Fue recibido con buenas críticas y ventas, y tuvo una secuela sólo para Japón en 2.001.

Tranquilos, esta secuela fue traducida por fans en 2.012 y no es muy difícil de encontrar.

Guiño, guiño.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.