POKÉMON HASTA EN LA SOPA


En lugar de un videojuego más bien habría que hablar de un auténtico fenómeno de masas.
Los niños caen rendidos a sus pies, los padres los aborrecen, y aún a pesar de todos los años que han transcurrido desde que saltaron a la fama, siguen siendo un éxito de ventas con cada nuevo título.
Algo impensable cuando aquel lejano Pokémon rojo y azul salio a la venta, mientras era considerado un juego poco conocido.
Y es que en Nintendo algunos de sus mayores éxitos parecen estar en armonía continua con la naturaleza.
Los ejemplos saltan a la vista; por un lado tenemos el mundo de Zelda, plagado de bosques que se pierden hasta donde alcanza la vista, la naturaleza más o menos salvaje de Pikmin, los paisajes campestres de Mario, las alegres zonas por las que pasea Kirby, los bastos prados de Donkey Kong, y así podría prolongar el texto durante varias páginas.
Y es que en casi la totalidad de títulos de la gran N hay alguna referencia a los elementos de la naturaleza, salvo honrosas excepciones, como el futurista F-Zero, y pocos más.
Otro desarrollador de Nintendo, Satoshi Tajiri, al igual que el genio de Miyamoto, también se sirvió en sus experiencias de la niñez para inspirarse en el que quizá ha sido el mayor éxito en todos los colegios.
Apasionado de la recolección de insectos, Satori declaro ante la prensa “siempre me han fascinado los insectos… Cada vez que descubría uno nuevo, tenía la sensacion de que acababa de resolver un enigma… Cuantos más encontraba, más aprendía sobre ellos…”.
Así se expresaba el desarrollador de Nintendo, apodado por sus conocidos como Doctor Insecto.
Tristemente pudo comprobar como los insectos desaparecían junto con los prados en los que habitaban en beneficio de nuevas estructuras y núcleos urbanos.
Donde antaño existían arrozales, ahora tan sólo podía contemplar con cierta pesadumbre edificios y carreteras grises, acabando con todo el colorido de los campos donde crecían sus peculiares amigos.
Dado que era aficionado a los videojuegos, además de un coleccionista casi obsesivo de insectos por naturaleza propia, trató de reproducir en un programa sus propias vivencias, combinando el coleccionismo con el intercambio de insectos, y todo por medio de un videojuego, ideal para compartir con los chicos su afición.
La idea de crear los Pokémon, palabra derivada de Pocket Monsters (monstruos de bolsillo), la tuvo al comprobar lo bien que funcionaban aquellos cables que permitían conectar dos Game Boy entre sí.
En su mente ya se estaba gestando un título en que los insectos virtuales se pasaban de una consola a otra a placer.
Había nacido el fenómeno de los Pokémon, con el lema “¡hazte con todos!”, que ya desde el primer momento trata de inculcar esa pasión por el coleccionismo de estos peculiares seres.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.