POLYBIUS, LA RECREATIVA MALDITA

Existe una misteriosa leyenda en torno a esta recreativa plagada de sucesos funestos y rodeada de un halo de misterio. Desarrollada por una compañía llamada Sinnesloschen, Polybius es un juego al que se le atribuyen múltiples nada beneficiosos efectos para la salud física y mental de sus jugadores, entre los que se encuentran pérdidas de memoria, pesadillas, e incluso incitaciones al suicidio durante las partidas. Pero veamos más detalladamente la historia sobre éste perverso juego…

La historia comienza a principios del año 1981, en Oregon, Portland para más señas. Durante ese año, se distribuyeron por toda la ciudad una serie de recreativas que se encontraban en una fase experimental. Según cuentan las malas lenguas, se trataban de recreativas que habían sido modificadas por el Gobierno, para experimentar y analizar el comportamiento de sus jugadores. Aquellos que tuvieron ocasión de jugar, aseguran haber sufrido atroces pesadillas llegando a despertarse con signos de un evidente sufrimiento y malestar, en mitad de la noche. La historia va incluso más allá, y es que se le atribuyen también informes que explicaban detalladamente como aquellos que jugaban sufrían pérdidas importantes de memoria, y más grave aun, modificaba el comportamiento y las pautas de sus usuarios, que tras jugar algunas partidas aseguraban sentir un odio desproporcionado hacia la máquina y la humanidad, sintiendo el deseo irrefrenable de acabar con sus propias vidas. Efectos que, según cuentan, no se prolongaban demasiado en el tiempo. Sin embargo, por alguna causa desconocida la máquina ejercía una atracción sobre los jugadores, impulsándolos de nuevo a jugar. Como aquellos que la probaban sufrían perdidas de memoria, los datos recolectados sobre el juego no han sido nunca del todo concluyentes, si bien se ha podido obtener información bastante tenebrosa, como que durante la partida surgían repetidos mensajes subliminales que incitaban al suicidio. El remitente del envió de recreativas respondía al nombre de la empresa Sinnesloschen, que traducido a nuestro idioma quiere decir vagamente algo así como “pérdida del sentido“. Para darle más misterio si cabe a la leyenda, existen testigos que aseguran que toda una organización de hombres vestidos de negro observaban desde las sombras la máquina y recolectando datos de aquellos que habían conseguido destacar en las puntuaciones sobre el resto de jugadores, y cuando aparentemente el juego estaba en desuso, introduciendo mensajes tales como “índice de suicidio, terrores nocturnos, amnesia” e incluso “alucinaciones auditivas“.

A día de hoy resulta casi imposible poder verificar todos estos datos, después de tantos años transcurridos y sin que haya registro oficial alguno de los supuestos hechos sucedidos. A priori, da la impresión de tratarse de una peculiar campaña de publicidad, que si tal fue su objetivo, ha conseguido que su nombre perdure hasta nuestros días, si bien es imposible conseguir por ningún medio una copia del juego, ni siquiera mediante la emulación, aunque algunos fans han desarrollado una copia del título basándose en los datos recopilados. Lo único que es posible encontrar que garantiza que el juego ha existido, son algunas fotos originales sobre la pantalla del título y vistas de la supuesta recreativa desde el exterior. Lo más destacable de la historia en definitiva son los mensajes subliminales que los jugadores aseguran haber visto durante las partidas, inteligibles en la mayoría de los casos, pero uno pesaba sobre el resto: “kill yourself“, o lo que es lo mismo, “mátate“.

En Europa la leyenda de ésta recreativa maldita no tiene mucha aceptación, pero en Estados Unidos sigue muy viva, apareciendo en la actualidad parodiada incluso en una famosa serie de animación de gran éxito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.