POLYBIUS

DANDO FORMA A UN MITO

El mundo del videojuego tiene sus propias leyendas urbanas, y una de las más recurrentes es la de Polybius, una cóin-op que se retiró en los años 80 porque alteraba el estado mental del jugador…

Como buena leyenda, no queda prueba ni de la recreativa ni de los trastornos, pero, ahora, Jeff Minter y su estudio Llamasoft LTD, creadores de shumps como Tempest 2000 o TxK, han querido reimaginar como hubiera sido… pero sin ánimo de alterar a nadie.

¿El resultado?.

Un psicodélico shooter que se puede jugar tanto en teles normales a 4K como con modo 3D y, lo mejor de todo, con PS VR.

Sus quince niveles retrotraen a otra época, a otro estilo de gráficos y de sonido – voces digitalizadas que recuerdan a primitivas recreativas -.

Es como su estuvieras jugando a la recreativa que se ve en la película de Tron, pero con más efectos, luces estroboscópicas – ojo si eres epiléptico -…

UN FESTIVAL ALUCINÓGENO

Cada uno de los niveles es de su padre y de su madre: en algunos, la nave va por una superficie plana, en otros, por el exterior de un tubo…

Contamos con tres escudos – o vidas – y debemos disparar a todo lo que se mueva por la pantalla, al tiempo que pasamos por unos portales con forma de cuernos, esquivamos obstáculos…

Es un desarrollo frenético, con diversos modos de juego que van desde el arcade de toda la vida – recorrer las quince fases en orden – a poder jugar los niveles de forma independiente o con un reto extra, como es no recuperar los tres escudos al pasar de nivel.

Un shooter de los de antes, pero que, gracias a PS RV, tiene una inmersión simplemente espectacular.

EN SÍNTESIS

Pasada la tontería de apelar a la leyenda, Polybius es un shooter hipnótico que conquistará tus sentidos, gracias a una fabulosa banda sonora y a un desarrollo que, con PS VR, te hará sentir como si estuvieras en una recreativa de los 80.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.