¿POR QUÉ NO VENDEN EN JAPÓN LOS JUEGOS OCCIDENTALES?

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué los juegos occidentales, normalmente, no tienen excesivo éxito en Japón?.

Si bien no existe una única respuesta, os vamos a contar qué es lo que busca el japonés medio en los juegos y qué piensa de las historias y los personajes de los juegos occidentales, descartando por completo la xenofóbia: si éste fuera el motivo, compañías como Apple o McDonald’s jamás habrían triunfado como lo han hecho.

Para dar con la respuesta, conviene tantear a los universitarios y cuarentones, para contar con distintos puntos de vista.

Aunque sus razones para preferir los títulos japoneses son muy similares.

AMÉRICA Y EUROPA

Su visión de los juegos americanos modernos podría resumirse de la siguiente manera: trabajan con mapas enormes, pero fracasan en la atención al detalle.

Se esfuerzan por crear gráficos hiperrealistas, pero sin un diseño artístico a la altura.

Cuando compran un juego occidental, lo hacen con miedo, sin confianza; nunca saben si tendrán muchos bugs y si la gravedad de estos les permitirá disfrutar la experiencia.

También se hacen eco de los “early access“, de los que grandes compañías occidentales se han aprovechado, como en el polémico caso de Ark.

Estas malas praxis empeoran la imagen que tienen de los juegos occidentales, impidiendo que no descubran a otras desarrolladoras americanas.

Por contra, tienen una imagen muy diferente, para bien, de los estudios europeos.

Eso explicaría por qué Nintendo ha escogido a Ubisoft y MercurySteam para trabajar con sus licencias de Mario y Metroid.

La mayoría de los japoneses que han jugado a Uncharted afirman haber disfrutado de la experiencia, aunque no son fans ni han jugado a todas las entregas.

Elogian la jugabilidad y el ritmo, pero coinciden en algo curioso, la personalidad de Nathan Drake les resulta extraña.

Ningún japonés se comportaría como él, y menos con su edad.

Eso provoca que no se tomen en serio al personaje, perdiendo el interés por su historia.

LOS VIAJES “ÚNICOS”

No son pocos los aficionados que mencionan a The Witcher 3 como su juego occidental favorito, aunque también cuenta con un héroe alejado del prisma nipón.

Geralt no les echa para atrás porque no son comparables: Uncharted se ambienta en el mundo real, mientras que The Witcher 3 es pura fantasía, temática en la que se sumergen con una mente más abierta, esperándose cualquier cosa.

También les echan para atrás los universos grises, con lugares reales, que presentan muchos títulos americanos.

A los japoneses les encanta visitar mundos de ensueño, ver lo que nadie más ha visto y vivir nuevas experiencias.

Muy distinta es su visión de los desarrolladores nipones.

El sentir general es que la mayoría de estudios nipones no posee potentes motores gráficos, pero sí hacen sus juegos con mayor pasión y libertad creativa.

Alaban el trabajo de Square Enix con Dragon Quest XI y les cuesta imaginar un estudio americano realizando el esfuerzo de crear dos versiones tan distintas de un mismo juego, alegando que optarían por bajar el nivel gráfico en la consola menos potente.

También que a los japoneses les gusta cuidar sus creaciones, para no sacar veinte parches en el lanzamiento.

La trama de la historia tiene un principio y un final, sin tener que pasar por caja para adquirir un DLC recortado.

¿Dijimos Capcom?.

Aquí suelen responder algo curioso, pues no la consideran una empresa japonesa ya que producen sus juegos pensando en Occidente; algo extendido entre los foros nipones.

Aun así, algunos juegos occidentales han sido grandes éxitos de ventas en Japón, como GTA V o Minecraft.

Ambos contentan al público japonés porque son buenos juegos, con un principio y un final – sin pasar por caja – y están pulidos.

Y, si ofrecen mundos originales, sin banderas americanas en la portada, mejor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.