PORTADAS QUE HAN HECHO HISTORIA, PARTE 18

Aquel fue realmente un periodo sombrío para este soldado legendario.
La agenda del joven BIG BOSS era un amasijo de viajes y un jerogrífico de regiones selváticas, algunas de cuyos nombres aprendimos a escribir por primera vez – Dremuchij, Dolinovodno, Rassvet, Bolshaya, … -.
Otros lugares en cambio dejaron de ser para siempre escenarios de sueños y paisajes de leyenda.
Resulta evidente que el año 1.964 no había comenzado con buen pie.
La Guerra Fría no tardó en extender su influencia, al tiempo que determinado avión estadounidense se adentraba en un territorio hostil.
Aquella fue una guerra sin imágenes, con una férrea censura informativa.
Pero Big Boss tuvo que sobrevivir a estos funestos acontecimientos, y descubrir in situ cómo se moría y cómo se mataba.
Fueron meses duros antes de volver a su tierra natal; pero una guerra sucede siempre a otra, y con el paso de los años Costa Rica se convirtó en el nuevo paisaje de batalla.
Sus habitantes contemplaron estupefactos cómo la barbarie se instalaba una vez más en aquella pacífica región.
Hubo ejecuciones y linchamientos.
Los conflictos religiosos se mezclaron con reivindicaciones nacionalistas y territoriales.
Renacieron odios históricos.
Los saqueos, las violaciones, la muerte a cuchillo y las masacres hicieron de esta una guerra cruel.
Como todas las guerras.
Y mientras tanto, la diplomacia americana se movía entre la impotencia, la disidia y el miedo.
Big Boss también estuvo allí.
Y tuvo que experimentar, de nuevo, cómo se mataba y cómo se moría.
Pero ya hacía mucho tiempo que había perdido todo rastro de inocencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.