PORTADAS QUE HAN HECHO HISTORIA, PARTE 8

En nuestro continuo empeño por rendirle un merecido homenaje a los clásicos de antaño, seguimos apostando por la elaboración de nuevas cabeceras con las que coronar este humilde blog que nos traemos entre manos.
En esta ocasión os ahorraré el proceso de desarrollo, pues probablemente tan sólo serviría para ensalzar el ego del propio creador.

Dicho esto, os dejo con una nueva recopilación de portadas – si se me permite usar el término -, en su mayoría inacabadas.

Esta ilustración pretendía recrear al maravilloso universo de Smash Bros Brawl en una versión bastante más pixelada de la que estamos habituados a contemplar.
Pero, como se puede comprobar, pronto fue desechada.

Hete aquí otra cabecera que jamás llegó a buen puerto.
De hecho, se encuentra en un estado tan prematuro de concepción que ni siquiera está finalizado el único personaje disponible.

Personajes de 8 bits por doquier.

Otra portada que nunca vio la luz, y se quedó en una mera burla de la saga Metal Gear Solid.

El bueno de Megaman ha protagonizado un sinfín de cabeceras en Old School Generation.
Aquí lo vemos, una vez más, ocupando una posición privilegiada entre sus selectos compañeros de reparto.

La idea inicial era formar el título “Old School Generation“, y más tarde incluir diferentes héroes pixelados.
Sobra decir que esta premisa pronto fue abandonada.

El Dr. Robotnik – alias Eggman -, uno de los villanos más carismáticos de todos los tiempos.

Para no perder las buenas costumbres, recuperamos al elenco de luchadores de Virtua Fighter.

Aunque aquí poco tienen en común con aquellos personajes poligonales que tan buenos resultados han dado en el terreno de los arcades.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.