POWER DRIVE

Corrían buenos tiempos para los simuladores de conducción en Mega Drive.

Tras Virtua Racing y Combat Cars llegó otro sensacional cartucho, Power Drive, que incluso en la actualidad podrá colmar plenamente todas vuestras ansias competitivas.

Basado en el mundo de los rallys y programado por Rage, el título de U.S. Gold guarda un asombroso parecido con la recreativa World Rally Championship del grupo español Gaelco.

Para que os hagáis una idea aproximada, la perspectiva es casi idéntica y también emplea unas vistosas digitalizaciones de imágenes reales en los vehículos, incluyendo tramos nocturnos.

El diseño gráfico de los recorridos está bastante cuidado, con detalles de gran mérito, sofisticados diseños y un excelente scroll del suelo.

Los coches son realmente brillantes y, a diferencia de otros programas similares, tienen el tamaño justo con respecto a las dimensiones de la pantalla.

El desarrollo de este título se centra en completar tramos en un tiempo establecido, acumulando cantidades de dinero para reparaciones – motor, neumáticos, suspensión, caja de cambios y sistema eléctrico – o para modificar el modelo de coche.

Pruebas individuales, circuitos de habilidad y una competición contra otro vehículo controlado por la máquina, son los principales obstáculos a superar en los ocho grandes premios – Montecarlo, Kenia, Finlandia, Córcega, Arizona, Suecia, Australia y Gran Bretaña -.

Las tres primeras competiciones resultan bastante asequibles en su trazado y tiempo de realización, pero a medida que avancemos nos veremos obligados a recolectar todos los ítems – nitros y relojes de 10 segundos – para llegar con algunos segundos de ventaja.

Muchísimas fases con todos los circuitos diferentes, manejabilidad alta y de rápida respuesta al mando, dificultad ajustada y progresiva, y contrarios completamente antideportivos nos aseguran una gran jugabilidad con muchas horas de pilotaje y de diversión.

En definitiva, un espléndido cartucho con el que U.S. Gold recuperó gran parte de su prestigio.

REPARACIONES

Al final de cada prueba nos veremos obligados a reparar nuestro vehículo.

EN SÍNTESIS

Los coches son los mejores que se han visto en una Mega Drive, y los circuitos, variados y bien diseñados, aseguran la emoción.

Las músicas discotequeras también son variadas y muy apropiadas para el juego, pero lamentablemente, si quieres música, no puedes disfrutar de los efectos sonoros.

Unos efectos que, dicho sea de paso, son incluso más atractivos que el apartado musical, y mejor que en otros programas similares; aunque es justo reconocer que, tras alcanzar su máxima velocidad, el sonido del motor puede llegar a molestar.

Por lo demás, es un título manejable y rápido que te mantendrá pegado al mando durante mucho tiempo, pese a que el excesivo celo de los contrarios te sacará en más de una ocasión de tus casillas.

UN FUERA DE SERIE

El título de U.S. Gold fue la gran opción deportiva de cara a las Navidades del 94.

A la altura de los mejores del género – Trash Rally de Neo Geo o World Rally Championship de recreativa – y con tan sólo 8 megas.

Power Drive da toda una lección de jugabilidad, calidad técnica y resolución gráfica.

Si te gustan las carreras, no lo dudes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.