POY POY

Aunque todavía no hemos conseguido averiguar qué demonios significa Poy Poy, lo que sí sabemos a ciencia cierta es que el mito Bomberman se resquebrajó gracias a la jugabilidad de esta sugerente propuesta de Konami.

Hace ya algún tiempo comentamos en esta misma página un juego llamado Chibi Marukochan, también de Konami.

Aquel título consistía en sacar de la pantalla a los rivales a base de empujones.

Bajo ese mismo esquema de juego, pero sustituyendo los empujones por lanzamientos a la cocorota de piedras, misiles y demás artilugios, incluidos los propios rivales, nos llegó Poy Poy.

Ha sido calificado como un Party Game debido a que, además de gozar de una gran sencillez de manejo, alcanza su máxima expresión jugable cuando hay más de un usuario tras los mandos de la consola.

Pero eso no significa que no sea divertido jugando en solitario, ya que aunque pierde la intensidad inherente a cualquier “pique” entre amigos – hasta cuatro simultáneamente -, sí que se muestra como un título que puede dar un montón de buenos momentos.

Poy Poy consiste básicamente en quitar toda la energía de los tres contendientes que aparecen en cada esquina del escenario.

Eso se consigue lanzando objetos a la cabeza y haciendo explotar misiles cerca de ellos para que el impacto les alcance.

Pero no será necesariamente el último jugador que quede en pantalla el ganador, ya que al final de cada round se puntuará atendiendo a diferentes factores.

Así, además de valorar al que se haya quedado vivo, también contarán los impactos directos que hayamos conseguido e incluso el factor suerte, que lo determinará el número de ítems que recojamos al romper una especie de cofres.

De esta manera, el esconderse del fragor de la batalla no vale para nada, y se nos obliga a competir por la victoria con todo el riesgo que conlleva.

Los gráficos son poligonales, no demasiado detallados, destacando sobre todo la amplia galería de personajes.

Tanto éstos como el sonido son ideales para un juego que bebe de las fuentes de Bomberman, e incluso supera su excelsa y legendaria jugabilidad.

PARA QUE NOS ENTENDAMOS…

Si eres un entusiasta de un juego como Bomberman – en su versión clásica, no las aventuras de Nintendo 64 y similares -, Poy Poy satisfará todas tus ambiciones de juego gracias a una mecánica sencilla, un correcto tratamiento gráfico y una concepción tan original como adictiva.

La posibilidad de potenciar y comprar guantes hace que incluso jugando en solitario pueda entretener a cualquiera.

GUANTES

Además del modo Exhibition, Poy Poy cuenta con el modo Poy Cup, dividido en Junior, Senior y Master Class, según la dificultad y el premio que obtendremos si lo superamos.

Con el dinero ganado podremos comprar guantes, que nos permitirán efectuar unos cuantos lanzamientos especiales en cada round.

También podemos optimizar dichos guantes o comprar los especiales, que nos venderá un ser siniestro al principio de cada copa.

Sobra decir que algunos tienen efectos devastadores.

FASES

Cada uno de los escenarios tiene sus peculiaridades, ya que interactúan con los jugadores.

De esta manera, en el desierto, además de los rivales, debemos cuidarnos del viento, que desviará nuestros lanzamientos e incluso impedirá que avancemos cómodamente; en el parque, un dinosaurio nos pegará mordiscos; en el iceberg, además de deslizarnos, habrá pingüinos que picotearán nuestras nalgas; en la fase de robots, un artilugio mecánico nos golpeará y lanzará piedras y misiles… y así con todas.

También debéis tener en cuenta que los cofres que aparecen en todas ellas, además de corazones que os reponen de daños y de ítems que elevarán vuestro contador de suerte, también habrá elementos que os harán moveros a cámara lenta y bombas mortíferas.

COFRES

Incluso los cofres que contienen ítems pueden ser arrojados al contrario.

Cuantos más impactos directos consigamos, mayor puntuación obtendremos al final del juego.

CORAZONES

Unos corazones de color rojo pasión, como los calzoncillos de nuestro redactor jefe, son las barras de energía.

Podremos restaurarlos parcialmente si encontramos el ítem correspondiente.

PRACTICANDO QUE ES GERUNDIO

Cada personaje tiene unas determinadas cualidades que podremos analizar en el escenario Practice, ideal para aprender todo lo necesario.

EN SÍNTESIS

A pesar de su sencillez gráfica, la gran cantidad de personajes y su simpatía de movimientos y aspecto, hace que sean muy agradables.

Tampoco se precisa de una calidad asombrosa para este tipo de juegos.

La música, sin embargo, pasa totalmente desapercibida, ya que Poy Poy es un título para jugar durante mucho tiempo, y si se añaden melodías muy ruidosas pueden llegar a cansar.

Y es que la mejor banda sonora para estos juegos es, sin duda, la que apenas se deja notar.

Aunque tampoco destaquen por su cantidad, la simpatía y la contundencia de algunos efectos de sonido son realmente geniales: el buen humor, insistimos, preside su concepción, y realmente consiguen su objetivo.

Por último, conviene recordar que sólo la saga Bomberman es capaz de igualar en jugabilidad a Poy Poy… lo que no es decir poco, precisamente.

Original en su concepto y desarrollo, la posibilidad de potenciar y adquirir guantes logra que este título sea de lo mejor del género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.