PREDATOR 2

Predator 2 Sega Genesis Master System Pixel Art

Si hay un conocimiento adquirido y heredado desde pasadas generaciones de ordenadores y consolas, es que rara es aquella adaptación de una película al medio que realmente sea merecedora de nuestro tiempo y dedicación.

Existen numerosas excepciones, y sin necesidad de distanciarnos de Predator, pero acostumbran a ser encargos apresurados, de escasa ambición artística y edulcorados con tramas absurdas.

Pero no adelantemos acontecimientos.

El título que nos traemos entre manos confoma la segunda incursión de este célebre alienígena, y constituye además un ejemplo casí de manual.

Predator 2 apuntaba alto, pues estaba directamente inspirado en un largometraje ambicioso.

No obstante, basta con jugarlo apenas diez minutos para constatar que nació como un proyecto de mayor envergadura.

Todas las fases reconocibles del celuloide están presentes, y se ha optado por una perspectiva isométrica o en primera persona que facilita el progreso, hasta convertirlo en una mecánica de acción no demasiado explosiva, pero que también se adivina de mayor relevancia que en anteriores encarnaciones.

En las versiones disponibles para las máquinas de SEGA no falta la exploración y esas justas dosis de aventura, pero todo ello reducido a un formato de exiguos niveles que, felizmente, no están exentos de buenas ideas ni detalles de buen gusto, como la necesidad de rescatar rehenes antes de que el temido Predator les de caza.

Alien VS Predator Pixel Art Master System

Se establece así un juego de voluntades que posiblemente resulte mucho más sofisticado sobre el papel, pero aquí, en parte debido a las consabidas limitaciones técnicas, se queda en poco más que un borrador de lo que otros títulos posteriores pudieron aprovechar.

Pese a ello, una partida a Predator 2 deja al afanado usuario pensando en formatos y ambiciones.

En cómo programas del calibre de Mercs son perfectos en su equilibrio casi zen entre intenciones, resultados, presupuesto y precio; mientras otros patalean, presas de una pretensión desmedida y un progreso que no consigue contentar ni a los incondicionales del film, que precisan de un producto más complejo, ni a los devotos del género, que no encontrarán aquí una mecánica tan depurada.

Pero es justo reconocer que Predator 2 brilla en determinados momentos, y ofrece un sistema perfectamente engrasado, listo para suministrar satisfacciones inmediatas y constantes en forma de disparos para todos los gustos y colores.

Razón de más para no dejarlo escapar y dedicarle, al menos, una partida en cualquiera de sus múltiples adaptaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.