PRIMAL RAGE

Primal Rage Xtreme Retro Pixel Art

De todos es sabido que el género de la lucha en 2D no está viviendo su época dorada precisamente.

Y es que, salvo por las “vacas sagradas” de siempre – en la línea de Street Fighter, King of Fighters y similares -, a duras penas emergen propuestas que revitalicen el género.

Por ello conviene volver la vista atrás, concretamente a mediados de los noventa, cuando todavía proliferaban aquellas compañías consagradas a definir este peculiar estilo, aportando consigo nuevas ideas.

Sirva a modo de ejemplo Atari Games, o Probe si nos referimos a las versiones domésticas, responsables del atípico Primal Rage que vio la luz allá por el lejano 1.994.

Una recreativa ciertamente singular, cuya ambientación y argumento toman elementos apocalípticos, con personajes animados mediante la técnica “Stop Motion” que posteriormente fueron digitalizados.

Tras una serie de batallas infructuosas y acontecimientos funestos, la humanidad logra sobreponerse a la oscuridad a expensas de erradicar cualquier posible rastro de civilización.

Pero la paz es frágil y las nuevas especies dominantes, consideradas como deidades entre los escasos supervivientes, deberán luchar por alzarse con la supremacía del planeta.

Primal Rage Pixel Art Xtreme Retro

Bajo este planteamiento, cada una de las siete bestias disponibles hace gala de un aspecto único, así como de habilidades exclusivas.

E incluso cabe la posibilidad de interactuar con las sufidas personas durante las reyertas, que llegado el caso, podrán ser devoradas para recuperar la tan preciada energía.

Llamativo y, hasta cierto punto, innovador.

Primal Rage es una opción a tener en cuenta entre los devotos del género y aficionados a la casquería.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.