PUBLICIDAD DE NINTENDO DE LOS AÑOS 80 Y 90

Aquí tenéis un pequeño reportaje gráfico de una compañía que irrumpió en el mercado pisando con pie firme, y que llegó a desbancar a las grandes empresas americanas en sus inicios. Durante la década de los 80, su principal competidor fue SEGA con la heredera directa del Mark III, la Master System, que si bien resultó ser la única clara alternativa a la primera consola de Nintendo, la NES (o Famicom), a duras penas llegó a consolidarse en los mercados japonés y americano, en parte por la buena acogida que tuvo la consola de la gran N, que contaba con un gran apoyo por parte de las third parties, y en parte por algunas malas prácticas monopolistas.
Indistintamente de la política comercial de la compañía, que obligaba en sus inicios a firmar a las desarrolladoras acuerdos de exclusividad, lo cierto es que por aquellos años vieron nacer algunas de sus sagas insignia de mayor éxito y prestigio, que han resultado ser algunos de los elementos de propiedad intelectual de mayor importancia que conserva la empresa nipona.
Lo que veis aquí, son algunos de los carteles de la época que publicitaban los distintos tipos de hardware que fabricaba Nintendo por aquel entonces, unas consolas que ya forman parte de la historia de los videojuegos, y que han aportado algunas de las grandes innovaciones de la industria, como fue la aparición de los promeros pads de control, y la consolidación de las consolas portátiles.
Unas imágenes que ya forman parte del recuerdo colectivo, que diron forma a los sueños e ilusiones de una gran cantidad de usuarios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.