PUBLICIDAD DE SEGA DE LOS AÑOS OCHENTA Y NOVENTA

Carteles publicitarios que bien sirven para ilustrar una época. Aunque en términos generales no están exentos de cierto sentimiento que recuerda a la nostalgia, hay alguno que ha resultado ser bien desafortunado, con unas referencias sexuales que francamente están fuera de lugar. En cualquier caso, SEGA siempre se ha desmarcado por ser una compañía diferente e innovadora en su época, durante mediados de los años ochenta y los noventa. El mejor cartel de todos, el de Sonic por partida triple, quizá. Aunque los que hacen referencia a la Master System también destacan del conjunto. Por cierto, ¿alguien recordaba las geniales campañas publicitarias del Canal Pirata SEGA? Fueron los años dorados de una compañía que ha firmado su nombre en la historia con letras de oro, nadie lo duda, y es que pese a algunos fracasos sufridos, es innegable que ha aportado muchísimo al panorama videojueguil, mención especial para su mascota, Sonic, que revolucionó el concepto de videojuego, allá por el año 1991.
De todas formas, viendo estos carteles queda patente la clara rivalidad existente entre SEGA y Nintendo, con comparaciones y referencias continuadas para desacreditar a la competencia. ¿Os habéis fijado en la publicidad del Duck Hunt? A todos los efectos parece una clara estrategia por desbancar a Nintendo que también contaba con un juego de similar factura, juegos con los que se iniciaron en el terreno de los videojuegos. Y para hilar muy hondo, el nombre de la compañía era rojo, y de una forma distinta a la que hoy en día todo el mundo conoce, pues tal fue el logo con el que se dio a conocer la empresa en sus inicios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.