PUNTUANDO QUE ES GERUNDIO

Vaya por delante que por aquí no nos apasiona la idea de puntuar videojuegos, con cualquier número sagrado e inamovible, fruto de incontables cálculos matemáticos y opiniones siempre objetivas; como tampoco se nos ocurriría puntuar un cuadro o cualquier obra de arte.

En un mundo ideal, los análisis prescindirían de esas cifras; pero tratándose de un producto comercial, lo consideramos un mal necesario.

En cualquier caso, se trata de una opinión que no precisa de ser compartida.

Si nos fijamos en la prensa especializada, muchas revistas tienen fama de poner notas muy altas.

No pretendemos rebatirlo, pero incluso entre aquellas que tienen la manga muy ancha para poner nueves aquí y allá, sus calificaciones se estrechan mucho más cuando se trata de repartir dieces.

No pasa lo mismo con otros medios que tienen fama de duros, y otorgan notas perfectas a más videojuegos de lo que cabría esperar.

La tendencia, además, no ha hecho más que crecer en los últimos años, lo que está desvirtuando el concepto de obra maestra y denostando a los grandes videojuegos de la historia.

Metacritic me ayudará a ilustrar con datos a qué me refiero.

Por ejemplo, los mejores juegos de Mario según la crítica son Super Mario Galaxy 1 y 2 – 97 -, mientras que Super Mario 64 se queda en el 94 y Super Mario World ni siquiera aparece, puesto que estos inventos de Internet no existían todavía.

Lo mismo sucede con la saga GTA.

Los mejores, según la crítica, son GTA V – 97 – y GTA IV – 98 -, mientras el que suele ser considerado el mejor de toda la historia de la saga, GTA San Andreas, “sólo” alcanza el 95.

Pero será preferible ofrecer datos más generales.

En lo que llevamos de 2.017, hay 7 juegos con media de 90 o más.

Y sigamos: 2.016 – 13 -, 2.015 – 14 -, 2.014 – 15 -, 2.013 – 18 -, 2.012 – 18 – …

Si nos remontamos más atrás en el tiempo, encontramos datos diferentes: 1.996 – 9 -, 1.997 – 9 -, 1.998 – 10 – …

Generalizar nunca es bueno, y siempre hay que analizar cada caso en profundidad para descubrir si las notas fueron o no exageradas, pero la tendencia está ahí.

Mi sensación es que, últimamente, nos estamos dejando llevar demasiado por los gráficos de infarto y dejando a un lado la innovación.

Es cierto que los juegos indies tienen mucha más presencia en los medios de lo que nunca han tenido, pero los Triple A siguen siendo los grandes protagonistas de las críticas.

Un juego que no resulte innovador puede tener una gran nota, puede ser considerado como un título magnífico, redondo, espectacular y muchos otros apelativos, pero nunca podrá definirse como uno de los mejores juegos de la historia.

Con el paso del tiempo siempre se aclaran estas cuestiones y, cuando echemos la vista atrás dentro de unos años, estoy seguro de que comprenderemos que The Legend of Zelda: Breath of the Wild – 97 -, Batman: Arkham City – 96 -, The Last of Us Remastered – 95 -, Bioshock Infinite – 94 -, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain – 93 -, Uncharted 4 – 93 -, Super Mario World 3D – 93 – o Mario Kart 8 Deluxe – 92 – no son títulos que hayan redefinido el mundo de los videojuegos, como sí lo hicieron The Legend of Zelda: Ocarina of Time, Super Mario 64, Final Fantasy VII, Metal Gear Solid, Skyrim, Half-Life, Doom, Super Metroid, Tetris, Pac-Man, y un largo etcétera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.