R – TYPES

La comercialización del célebre compacto en Japón, que tuvo lugar el día 5 de febrero del año 1.998, fue motivo de una doble alegría para los centenares de aficionados a este clásico de valor incunable.

Por un lado tuvieron la oportunidad de reencontrarse nuevamente con el singular R-Type, uno de los más legendarios shootem ups jamás desarrollados.

Y por otro supuso el regreso al mundo del ocio electrónico de la emblemática IREM, una compañía que años atrás – tras la creación del largamente recordado R-Type Leo – optó por abandonar la programación de coinop para centrar sus esfuerzos en la elaboración de componentes para PACHINKO.

Pero para disfrute de la comunidad de jugadores IREM volvió por todo lo alto, y su primera gran apuesta por R-Types dejó sin duda con un inmejorable sabor de boca a todos aquellos que se contaban entre los amantes de los clásicos.

Huelga decir que por aquel entonces las malas lenguas aseguraban que la galardonada compañía desarrolladora se retiro del mercado debido a que no supo – o no quiso – afrontar el innovador y creciente mercado de los juegos poligonales que ya habían comenzado a despuntar en los primeros años de la década, y que en tiempos de la PlayStation original regresaban con más fuerza aún si cabe.

R-Types es un merecido homenaje al fenómeno R-Type, ya que además de incorporar al fabuloso R-Type y el no menos prestigioso R-Type II perfectamente recreados para el Amiga CD 32 y la gris de Sony, se brindo a sus compradores la oportunidad de disfrutar de un anticipo de lo que sería el más que correcto R-Type DELTA, que competía en calidad con el Einhander, con una larga lista de extras como añadido, tales como secuencias CG para la intro y el final de cada R-Type y una completísima base de datos repleta de información referida a la saga.

Para aquellos que quieran instruirse en la historia de esta aclamada franquicia, R-Type vio la luz en otoño del año 1.987 y ya dispuso el camino a seguir para posteriores representantes del género, que a día de hoy siguen sin ser capaces de superar a la sobresaliente creación de IREM.

Apenas ocho largas fases sirvieron para sentar cátedra y definir las bases de infinidad de shootem ups, pues el título se adelantó a su tiempo presentando novedades como el popular pod que era posible situar delante o detrás de la nave, o aquel beam láser que se disparaba al rellenar la correspondiente barra de energía.

A estos y otros elementos era preciso añadir el refinamiento de sus laureados enemigos finales de nivel, auténticas maravillas de carácter orgánico y/o cibernético que alcanzaban su punto álgido con el primer final boss o en aquella dantesca nave del tercer nivel.

Por si esto no bastara, aún restaba el elegante y sofisticado diseño de la R-9, las conseguidas explosiones de lo más variopinto, y por supuesto la excelente jugabilidad que permitía seguir diferentes estrategias para completar las distintas pantallas que componían los gigantescos escenarios.

Como es lógico, el resultado era – y sigue siendo – uno de los programas más logrados, completos e impecables del mundo del videojuego; una verdadera obra maestra que situó el listón en lo más alto y muy pocos han conseguido superar.

Dos años más tarde, allá por el 1.989, debutó la segunda parte; más depurada en el apartado audiovisual, contando con seis fases y que como cabía esperar se nutría de las fuentes de su predecesor, si bien añadía escuetas novedades como el doble láser beam aunque tristemente pasaron desapercibidas.

Y es que, pese a rebosar calidad y buen hacer no consiguió repetir el éxito del original, algo ciertamente injusto dicho sea de paso, ya que R-Type II era sin duda un shootem up sólido, con enemigos cuanto menos ingeniosos y una jugabilidad marca de la casa.

Once años después IREM SOFTWARE ENGINEERING INC. brindó a sus seguidores la ocasión de adquirir estas dos joyas de la programación, en especial si nos referimos al primer R-Type, un magnífico shootem up que reescribió con letras de oro las líneas maestras del género y marcó en pleno año 1.988 el apogeo de Turbografx – también conocida como PC Engine – en tierras japonesas gracias a una perfecta conversión de Hudson Soft, que hasta la aparición de esta entrega recopilatoria era considerada la más fiel al original y convirtió a la plataforma de NEC en una máquina de ensueño para aquellos amantes de los videojuegos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.