RAMBO: FIRST BLOOD PART II

Rambo Master System 8 bits

Hete aquí una fórmula sobadísima que, de aquella manera, sigue funcionando.

Esto es, realmente, lo mejor que puede decirse de Rambo: First Blood Part II, también conocido como Secret Command o Ashura.

SEGA se inspiró en un desarrollo ya manido en la década de los ochenta: meter al usuario en un enorme campo de batalla y lanzarlo contra oleadas de enemigos a los que disparar; y por mucho que pase el tiempo, no es que no haya cambiado excesivamente, sino que es preciso preguntarse si realmente lo necesita.

Rambo Master System

Porque tras unos primeros minutos de juego un tanto apáticos, nos encontramos frente una aventura lo bastante adictiva, que perfecciona la mecánica explotada en NES, y que a su vez se inspiraba en el polémico Zelda II: The Adventure of Link.

Sea como fuere, lo cierto es que, pese a la impresión inicial, el título que nos ocupa resulta, cuando menos, divertido.

Presenta además sendas novedades con respecto a otros arcades de la época, tal vez incluso cuestionables.

Me refiero al sistema elegido para reaparecer en pantalla tras una muerte prematura, que impide contraatacar e incluso limita el movimiento del personaje, y al escaso alcance de los disparos.

Rambo Master System Sega

Esto ocasiona que el ritmo frenético inaugural prácticamente desaparezca, y la mejor estrategia se limite a machacar uno u otro botón casi obsesivamente, salvo para enfrentarse a los rivales de mayor envergadura o cumplir determinados objetivos secundarios, tales como rescatar rehenes.

Pero al final lo que persiste es lo mismo de siempre: cientos de enemigos sobre los que abalanzarse como quien se lanza de cabeza hacia una barra libre, liarse a tiros y enfrentamientos cada vez más duros.

Ashura Master System

La esencia del género es precisamente esa: correr de aquí para allá, ensartar algún que otro desdichado adversario con funestas intenciones, y seguir corriendo.

Para quien le guste, esta entrega de Master System se antojará más que satisfactoria, en parte debido al interesante añadido del propio John Rambo, y la necesidad de pulverizar por el camino a numerosos tanques y fortalezas.

Rambo Sega Master System

Quien esté cansado, que huya de ella.

En mi caso, tal vez la agradecida posibilidad de retozar en diversas partidas a dobles haya contribuído a mirar el programa con mejores ojos, pese a la persistencia de lastres ya clásicos como la exigua velocidad de los protagonistas y la repetición ad nauseam.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.