RANDOMJPEANDO

Sonic 3 Knuckles Header Pixel Art

Mi apreciado literato y mejor amigo Juan tiene el detalle de darme cuartel, haciéndose eco de las supuestas bondades de XTREME RETRO.

Ya pueden imaginar ustedes que, con la maestría que atesoran sus artículos, eso me viene de perlas.

De modo que he decidido corresponder en la medida de mis posibilidades, tirándole unas cuantas flores.

Porque, como decía mi abuelo – que sabía de estas cosas -, quien no es agradecido es un mal nacido.

Y a uno le gusta pagar sus deudas al contado, pues quien paga sus deudas es libre, y así todos estamos en paz.

Durante largos años me adiestré con la difunta OLD SCHOOL GENERATION, y el ejercicio de mi afición me llevó a colaborar en blogs de todos los colores y talantes.

Desde FASEBONUS, donde mis añorados camaradas me enseñaron a perderle el respeto a los poderosos, hasta PIXFANS o AMIGAMANIA, en los que pasé de pipiolo a vieja puta del oficio, gracias al ejemplo de antiguos compañeros que eran, y son, los mejores periodistas en materia de juegos retro.

Por fortuna, mi aprendizaje no terminó con ellos, y entre unas y otras cosas traté con redactores de todo tipo y pelaje: cobardes y valientes, abyectos y magníficos, corazones de oro y ratas de alcantarilla.

Y lo cierto es que de todos ellos, de una u otra forma y sin ninguna excepción, hube de soportar en algún momento reservas, presiones o intentos de controlar mi trabajo.

Eso nada tiene de extraño, pues esta peculiar labor incluye, entre otras cosas, ese tipo de situaciones por activa o pasiva, y el escritor que se proclame virgen peca de cínico.

Más aún en esta singular industria.

Con eso quiero decir que no todas las páginas que frecuento están hechas por hermanitas de la Caridad.

Pero hay un par de cosas que son verdad y puedo afirmar sin el menor reparo.

Haciendo cuentas, mi ecuánime amigo Juan lleva decenas de reseñas publicadas entre su propia página y OTAKUFREAKS.

Huelga decir que mantener un blog a flote no resulta una tarea sencilla.

Me apenó escuchar su intención de abandonar RANDOMJP a su suerte, pues al oír aquello pensé que sus excelsos ensayos iban a durar menos que el buen nombre de una institución en manos de cualquier político.

Pero me equivocaba, y me alegro.

Y es que en estos últimos años se ha venido despachando a gusto, y – como dirían algunos eruditos del sector – ni reconoció sagrado, ni distinguió al clérigo del seglar.

Por eso, sus ajustes de cuentas semanales pueden calificarse de cualquier cosa menos de cómodos para quien los alberga, entre otras cosas porque, al no responder a un plan o una idea determinada, y salir según el talante o la mala leche que nuestro ilustrísimo prosista disponga en el momento de darle a la tecla, son tan viscerales e imprevisibles como los mejores videojuegos que jamás pude imaginar.

Y eso está chipén.

Escribe con tan absoluta libertad que a veces me asombro de la aventajada calidad que sabe imprimirle a todos y cada uno de sus textos.

Dispara contra todo lo que se mueve, no cesa en su empeño de darle una nueva vuelta de tuerca al asunto, y su destreza va in crescendo.

Y cuando conversamos acerca de cierto programa que nos traemos entre manos, a veces anuncio, entre solemne e indeciso: “en el futuro vamos a hablar de tal o cual aberración” y luego, como un samurai, silencioso, me mira absorto, pero no dice esta boca es mía.

Y eso tiene muchísimo mérito.

Y me gusta.

Hacer un blog que concilie a tantos lectores de tan diversa índole, en un país donde no hay tres fulanos que pidan café de la misma forma, es una tarea sabia, diplomática, casi florentina.

Y algo tendrá RANDOMJP cuando ustedes lo bendicen.

Por ello sigo la evolución de ese entrañable blog, no exento de cierta curiosidad.

A eso añádanle a un profesional joven y eficaz, excelentísimo amigo de sus amigos, y con una política seria como la que más.

Por si fuera poco, habla bien de mis mal llamados opúsculos.

Ya me dirán ustedes qué más se puede pedir en este mundillo y en estos tiempos que corren.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.