RAY TRACERS

Ray Tracers PSOne Pixel Art Xtreme Retro Chase HQ

El penúltimo capítulo de la saga vio como los vectores, el texture mapping y el light sourcing enterraban en el olvido a rutinas legendarias, ya relegadas al pasado, como el scaling.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 11

Por fortuna, el esquema de juego permanece invariable y la rapidez, el vértigo y la emoción continúan asociadas a la hipotética cuarta entrega de Chase HQ.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 6

Y es que, tras saborear las mieles del éxito en 1.988 con el añorado Chase HQ y su ingenioso desarrollo – que incitaba a conducir con cierta maestria, respetar los tiempos límite y abatir a golpes los vehículos enemigos -, los programadores de la recreativa vieron como su explosivo arcade de conducción era versionado a la práctica totalidad de formatos existentes.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 5

La segunda parte vio la luz en 1.990 adaptando el sobrenombre de S.C.I.Special Criminal Investigations -.

Tres años después, los japoneses tuvieron la oportunidad de jugar con Super Chase HQ en Super Nintendo, y a finales del 1.996 debutó Ray Tracers.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 2

Apareció como una estrella fugaz en el firmamento, reconfortante, esperanzadora y engalanada por una luz radiante pero de escasa duración.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 10

Esa es la perfecta definición para el título que nos ocupa, y en breve entenderéis por qué.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 4

La estrella fugaz es sinónimo de esperanza, brilla más que ningún otro cuerpo celeste durante un cortísimo espacio de tiempo, nos invita a formular deseos con los ojos cerrados, pero… se desvanece.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 8

Del mismo modo, el arcade de Taito nos brinda la oportunidad de vibrar con la mecánica original, aunque sirviéndose para la ocasión de un veloz entorno vectorial.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 9

El engine 3D lo convirtió en uno de los juegos más rápidos e impactantes del momento, pero también dejó entrever carencias de los programadores con el molesto efecto de distorsión en las texturas más próximas, su desaparición – especialmente con la vista interior – y la poca resolución de las mismas.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 7

El otro aspecto mejorable reside en la banda sonora, que a duras penas se deja entrever por el altavoz izquierdo y a un volumen, cuanto menos, chocante.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 13

No obstante, en el apartado de aciertos es preciso destacar el espectacular e intenso desarrollo, la sorprendente velocidad, los brillantes efectos de luz y el preciso control de los vehículos.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 14

Cabe, además, la posibilidad de elegir entre varios coches de atractivo diseño para afrontar las exiguas seis misiones del modo Chase o, ya puestos, el desesperante Time Attack.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 3

Así es Ray Tracers, un emocionante y vibrante, aunque corto, arcade de conducción, donde disfrutaréis de velocidades extralumínicas, aparatosas colisiones y majestuosos derrapes que nos trasladan a finales de los ochenta y, a su vez, nos devuelven algunas líneas maestras de uno de los mitos más queridos del videojuego.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 12

En definitiva, una estrella fugaz que, pese al inexorable paso del tiempo, sigue surcando los cielos pero no será vista por todos.

Ray Tracers Taito PSOne Xtreme Retro 1

Tan sólo por aquellos que busquen momentos de gran intensidad, emoción y diversión sin importarles su ínfima duración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.