REBELSTAR: TACTICAL COMMAND

La aparición de Rebelstar: Tactical Command, tras un silencio de diecisiete años desde el anterior título de la serie, resultó una grata sorpresa; especialmente en Game Boy Advance, un sistema que ya estaba abarrotado de títulos tácticos de estilo japonés, como Final Fantasy Tactics o Advance Wars.

Los aficionados que esperaban el estilo de juego variado de la serie UFO: Enemy Unknown sufrieron una grandísima decepción, ya que Rebelstar: Tactical Command no contaba con ninguna de las características básicas de construcción, investigación o gestión de recursos por los que eran conocidos.

Rebelstar: Tactical Command, aparte de la actualización de los gráficos con influencia japonesa y de las intrascendentes mejoras de habilidad mediante puntos de experiencia, supone un auténtico retorno a la acción táctica basado en turnos de la serie Rebelstar original.

Mediante el alabado sistema de puntos de acción de Julian Gollop, el título ofrece una gran variedad de posibilidades tácticas, pero al precio de resultar increíblemente exigentes para las habilidades del jugador.

Posiblemente debido a esa increíble dificultad, el juego no logró despegar como lo hizo la saga de Advance Wars; pero también es innegable que contenía una serie de defectos frustrantes.

La falta de perfeccionamiento en la presentación y un argumento mal redactado defraudan si se compara con sus predecesores, y algunos usuarios consideran que no compensa la concentración y meditación que se exige.

Aun así, los aficionados que puedan sobrellevar sus carencias, encontrarán un juego que es único en el mercado de las consolas portátiles, y, al ser el último título producido por Julian Gollop, se nos antoja como un producto que no deben perderse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.