RECORTABLE DE DREAMCAST

He aquí otra manualidad que pretende rendirle tributo a la blanca de SEGA, una consola de la que hace ya más de diez años que nos sorprendió con unas conversiones de recreativa que poco o nada tenían que envidiarle a las coinops originales, y además en un tiempo record, una catálogo de juegos poco menos que excelente, entre los que innovó, como en tantos otros sentidos, con los primeros juegos que hacían uso de la famosa técnica del Cell Shading, que permite imitar a los dibujos animados, pero por encima de todo, fue una consola pionera en el uso de internet, que permitía jugar en línea como ninguna máquina lo había hecho antes.
Y es que algunas de las funciones características de todos los modelos y consolas en la actualidad, tuvieron sus orígenes en la añorada 128 bits de SEGA, una consola que demostró con creces que en cuanto a juegos, poco o nada tenía que envidiarle a PlayStation 2 o incluso la primera XBOX.
Joyas del calibre de Shenmue, Resident Evil: Code Veronica, Sonic Adventure 1 y 2, Marvel vs Capcom 2 (que por cierto, en Japón era posible jugar en línea entre los usuarios de PS2 y DC, una genialidad de la que no tengo constancia que haya vuelto a ser repetida), Street Fighter III, Capcom vs SNK 1 y 2, Metropolis Street Racer, Phantasy Star Online, Jet Grind Radio, Soul Calibur (que sorprendió al mundo entero como pocos juegos lo han hecho hasta la fecha), Crazy Taxy, Space Channel, Dead or Alive 2, y en definitiva, con una infinidad de títulos pertenecientes a todos los géneros que eran un claro ejemplo de la excelencia hecha videojuego.
Lo que aquí tenéis, es un pequeño recorte que hará las delicias de todos aquellos manitas, que además sean nostálgicos de la que fue una gran consola y que sin duda se encuentra entre las más queridas y recordadas por una buena base de usuarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.