REFLEXIONES SOBRE EL ARTE EN LOS VIDEOJUEGOS

Con motivo del reportaje que tuvimos ocasión de ver en esta misma página hace algunos días acerca de las creencias populares en el mundo de los videojuegos, algunos lectores han mostrado especial interés por saber mi particular punto de vista sobre si los videojuegos deberían ser considerados un arte.

Creo recordar que ya dejé clara mi postura al respecto, pero para todos aquellos que pudieran tener una curiosidad mayor en ello, sirva este pequeño esbozo a modo de ejemplo.

Tengo un corchete cercano a mi escritorio del que cuelgan cuantiosos e inteligibles carteles con todo tipo de escritos y alguna modesta ilustración que lucha por abrirse paso y reclamar un pedacito de atención.

De entre todos destacan dos coloridos recortes, uno de ellos en lengua sajona, bien visibles desde un primer plano.

En el primero es posible leer “Practico un arte menor“.

Aquellos que acostumbramos a leer libros de ciencia ficción, gustamos de ver películas de zombies, o disfrutamos de melodías que muchos no dudarían en tildar gustosos de poco menos que polución sonora, estamos habituados a que nuestras inquietudes intelectuales sean calificadas como un arte menor en toda regla, poco menos que un mero pasatiempo como dirían algunos.

Por este motivo no deja de sorprenderme como determinados jugadores hardcore exigen por activa y por pasiva que los videojuegos sean considerados y catalogados como una obra de arte en toda regla.

A título personal, no preciso de ser admitido en ese selecto club de la gente culta y de altivas pretensiones, ni que las sensaciones que me evocan algunos pixels, melodías y detalles jugables sean diseccionadas para convertirse en un objeto de estudio correspondientemente catalogado, analizado y encasillado.

Que lo llamen arte pop, moderno, o menor me es indiferente siempre y cuando pueda degustarlo plácidamente y deleitarme con el sin mayores preocupaciones intelectuales.

Entonces, ¿los videojuegos son un arte menor?.

Quizá, pero que gran cantidad de talento atesoran!

Menudo arte como dirían otros célebres autores de mayor prestigio y sobrada experiencia.

Y ahora que lo pienso, ¿qué rezaba aquel otro letrero del que hice referencia al principio de esta breve reflexión?

Pues nada menos que “Fuck Art, Let‘s Dance“.
.
Poco más o menos lo que venía diciendo hasta ahora.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.