RENGOKU: THE TOWER OF PURGATORY

La Divina Comedia, en clave robótica…

Lo que en un principio, mucho antes de la aparición de PSP en el mercado japonés, parecía una idea original se ha tornado, como ocurre en muchas ocasiones, en un auténtico cúmulo de despropósitos.

Los míticos programadores de Hudson se han inspirado en la Divina Comedia, de Dante Alighieri, para crear un Action RPG en tercera persona, con amplias posibilidades de personalización.

El juego consta de ocho niveles de estructura aleatoria – algo que en Coded Arms resultaba original y que aquí no parece potenciar en exceso el desarrollo de las partidas – en los que te enfrentarás a una serie de robots, con una limitada inteligencia artificial, construidos con diferentes extremidades cortantes, lanzallamas, etcétera.

Dichas extremidades son las que le dan al juego un toque original, ya que permiten personalizar al robot con todo tipo de armamento.

Aunque técnicamente Rengoku no es ninguna maravilla, presenta unos impresionantes diseños de Jun Suemi, que ponen la nota de calidad y son rápidamente olvidados por culpa de la lamentable animación de los personajes.

DISEÑA TU MODA… ROBÓTICA

A medida que elimines a los robots enemigos, te harás con nuevas y mortíferas extremidades que podrás utilizar.

EN SÍNTESIS

A nivel gráfico, sólo destacan los diseños de Jun Suemi.

Las animaciones son bruscas y los escenarios repetitivos.

Su rockera banda sonora también resulta algo monótona, aunque es de buena calidad, al igual que todos los FX.

Por último, conviene recordar que su mecánica resulta muy cargante, aunque el sistema de acoplar nuevas extremidades al robot es bastante original.

PROS Y CONTRAS

A destacar los diseños de Jun Suemi y la galería de ilustraciones donde poder admirarlos.

En el lado opuesto de la balanza, el control es muy limitado, su desarrollo es aburrido y repetitivo, y técnicamente es más bien flojo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.