REPORTAJE ESPECIAL ALIENS, PARTE 2

Quede claro que con esta serie de artículos abordaremos tan sólo aquellos títulos basados en los respectivos largometrajes con un desarrollo clásico, reservando para futuras ocasiones la sugerente inmersión en los complejos entornos tridimensionales, reyertas con los feroces Predators, y similares.
Por el momento nos centraremos en aquel tétrico complejo perdido en la inmensidad del espacio.
Bienvenidos al Nostromo.

LOS ALIENS NO QUIEREN PERDERSE LA FIESTA

1.982 fue un año cuanto menos peliagudo para la compañía Atari y su afamada 2600; no en vano, coincide con el lanzamiento del polémico E.T. the Extra-Terrestrial y su prodigiosa leyenda.
Y no tan sólo eso, pues también ostenta el dudoso honor de ser considerado el año en que se popularizó el descontento general con numerosas adaptaciones cinematográficas carentes de todo sentido y sensibilidad.
Probablemente, Alien para Atari 2600 es una de ellas: otro de tantísimos clones de Pac-Man – basta con decir que incluso los laberintos presentan idéntico diseño -, donde el sufrido protagonista debe recuperar todos los huevos – representados aquí mediante puntos – y, de paso, huir de los funestos Aliens, que a su vez lucen un aspecto bastante rudimentario, caracterizados por sus enormes fauces.
No obstante, merece la pena destacar dos ironías exclusivas del programa.
De entrada, pese a tratarse de un plagio en toda regla, este subproducto resulta mucho más jugable e incluso divertido que el mismísimo Pac-Man disponible para dicho sistema.
Por otro lado, ya mostraba en pantalla diversas “cucarachas espaciales” persiguiendo a un humano, anticipándose así a la película de Aliens.
Apenas dos años después, los aclamados ordenadores de 8 bits – concretamente el Commodore 64 y ZX Spectrum en 1.984, y Amstrad CPC en 1.985 – fueron bendecidos con una segunda adaptación del film; aunque para la ocasión en formato de estrategia primigenia.
De modo que manejando al consagrado equipo del Nostromo, el jugador debe oponer firme resistencia ante la amenaza alienigena, siguiendo, eso si, la línea argumental del largometraje.
Respecto a los protagonistas, pueden ser enviados a cualquier rincón de la nave con el firme objetivo de recoger armas o utensilios, y su estado anímico variará conforme se afiance la aventura, pasando de confiado a nervioso o desanimado respectivamente.
Conste que estos son tan sólo algunos de estados mentales referidos a los valerosos tripulantes, que llegado el caso desobedecerán las órdenes del atareado jugador, o bien se quedarán paralizados por el miedo en caso de toparse con un monstruo o descubrirse a si mismos en la más completa soledad.
Por estos y otros motivos, nos encontramos frente a un magnífico ensayo pixelado de puro terror y tensión, que en su versión de Spectrum fue agraciado con asombrosos sampleados del film y una estremecedora subordinación a la exquisita banda sonora de Jerry Goldsmith, aunque sea a base de pitidos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.