REPORTAJE ESPECIAL ALIENS, PARTE 3

La profusión de títulos basados en el segundo film de la serie, Aliens, no sorprende en absoluto.

De entrada, la modificación del horror primordial de la entrega original por una reyerta intergaláctica con monstruos, a priori, indestructibles, era un material excesivamente atractivo como para no aprovecharlo en la creación de sendos videojuegos.
A partir de este momento, los Aliens embestirán al sufrido usuario en manada; un punto de partida idóneo para cualquier arcade que se precie de serlo.
Tanto es así que la película de James Cameron pone especial énfasis en la imagen informe de voraces Aliens abalanzándose contra un temeroso marine espacial armado hasta los dientes.
Afortunadamente, el largometraje también consiguió resaltar no sólo el componente sexual de los propios enemigos, sino su hábitat, amén de una atmósfera cuanto menos opresiva.

DIOS SALVE A LA REINA

Aliens de Activision, disponible para Amstrad, Apple II, Commodore 64 y ZX Spectrum, allá por el lejano 1.986, sigue la estela de las habituales adaptaciones de 8 bits.
A saber, niveles bien diferenciados en cuanto a su mecánica y ambientación se refiere, cada uno de ellos basado a su vez en determinadas escenas de la película.
Este desarrollo da lugar a situaciones tan variopintas como descender al consabido planeta empleando una perspectiva desde la cabina de la nave, atravesar una interminable estructura industrial infestada de Aliens, o neutralizar a la mismísima Reina recurriendo al poderoso exoesqueleto de carga.
Un esfuerzo no muy vistoso que, sin embargo, utiliza con gran maestría todas las herramientas habituales de los marines, tales como registros de constantes vitales, detectores de movimiento, y un largo etcétera, que más adelante copiarían infinidad de FPS hasta la saciedad, sin referirnos necesariamente a futuras entregas de la saga.
En ese sentido, Aliens fue un juego adelantado a su tiempo.
Más acertado fue Aliens: the Computer Game, desarrollado por Software Studios para Amstrad CPC, Commodore 64, MSX y finalmente ZX Spectrum, en los albores del año 1.987.
Huelga decir que sirviéndose de una visión en primera persona, dicho programa puede considerarse como un fecundo experimento acerca del terror interactivo a partir de escasos elementos.
En síntesis, el afanado jugador tiene la opción de alternar el control entre los marines y ver lo que ellos mismos observan en tiempo real, incluyendo esporádicos enfrentamientos contra los Aliens, que se aproximan con funestas intenciones.

El ingenioso uso del sonido y la evidente limitación de información en beneficio de la presión a la que se ve sometido el usuario – basta con decir que tan sólo es posible controlar a un único personaje, en tanto va diezmando la salud de los restantes y aparecen numerosas señales de peligro -, convierten a este Aliens en un auténtico desafío – en parte debido a la generosidad del escenario, la facilidad para perderse o arrinconarse, y a la escasa munición disponible -, pero que sobresale gracias al suspense generado, convirtiéndose por derecho propio en un claro referente para el género del Survival Horror que tantísimos adeptos ganó durante la década de los noventa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.