REPORTAJE ESPECIAL ALIENS, PARTE 4

Una de las mayores rarezas de la saga fue bautizada con el sonoro nombre de Aliens: Alien 2, desarrollado por la mismísima Square para MSX, allá por el lejano año 1.987.
Sin embargo, pese a lo que cabría esperar – a priori – de la consagrada empresa, el juego carece de otro interés más allá del testimonial disparate – de dudosa fidelidad a la homónima película en que se basa -, situando a la valerosa protagonista en la distante luna Acheron, donde deberá lidiar con multitud de face-huggers y sospechosos huevos que albergan en su interior poderoso armamento pesado.
Con todo, el rudimentario aspecto de los Aliens, la inadecuada – pero magistral – banda sonora compuesta por el célebre Nobuo Uematsu, y las proporciones bíblicas de la Reina salvan del tedio a un título cuanto menos singular.

CLONES POR DOQUIER

La popularidad creciente de la saga, y muy especialmente su afortunada mezcla a medio camino entre la acción y el horror, que tan buenos resultados cosechó en Aliens, dio lugar a toda suerte de imitaciones más o menos confesas.
Centrando nuestro punto de vista en la industria del videojuego, nos encontramos con el soberbio Survivor, gestado en el seno de la aclamada compañía Topo Soft, que vio la luz también en 1.987 para Amstrad, Spectrum y finalmente MSX.
Su gran acierto fue redescubrir la trama del primer film, aunque para la ocasión narrada desde la perspectiva del osado alienígena.
A destacar los deshabitados corredores espaciales, los esputos de ácido, y el descaro – en el buen sentido de la palabra – con el que Rafa Gomez se inspiró en la película.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.