REPORTAJE ESPECIAL DESERT STRIKE, PARTE 1

A muchos usuarios, recientes aproximaciones a la política, pero enfocadas desde la perspectiva de un videojuego, les provocan una creciente desazón al contemplar como unos acontecimientos tan serios se evidencian claramente distorsionados, una vez franqueada la ineludible barrera de la jugabilidad, hasta el punto de verse relegados a la categoría de broma insípida o, en el peor de los casos, de mal gusto.

Y así, lo apetecible para no pocos aficionados sería que el panorama actual estuviera exento de referencias a conflictos bélicos reales u otros problemas de similar índole.

Algo difícilmente realizable, al menos si entendemos a los juegos como una forma de expresión del comportamiento humano, cuya actitud dista mucho de ser altruista y bondadosa en la mayoría de los casos.

Por descontado, la peor faceta del ser humano se manifiesta en la guerra; y como no podía ser de otro modo, encontramos cierto componente de guerra en los juegos, pero también juegos de guerra.

A nadie le sorprenderá saber que el mismo esquema se ha repetido desde los orígenes de esta creciente industria, a la que tanta pasión le profesamos.

Sin embargo, pocos títulos han exprimido con tanto ímpetu este sentimiento, basado en el conflicto internacional, como la serie iniciada con el largamente recordado Desert Strike y sus respectivas continuaciones, Jungle Strike, Urban Strike, Soviet Strike y finalmente Nuclear Strike, que serán el objeto de estudio de este reportaje.

Cinco entregas de idéntica temática y desarrollo, cuyo éxito no se hizo esperar, llegando a cosechar incontables adeptos durante la maravillosa década de los noventa.

En definitiva, os invito a un ejercicio de pura nostalgia, protagonizado por helicópteros apache, escenarios inspirados en conflictos reales, villanos pintorescos y mapas isométricos infestados de enemigos en miniatura.

Sed todos bienvenidos al universo de Desert Strike.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.