REPORTAJE ESPECIAL DESERT STRIKE, PARTE 2

El denominador común de toda la saga lo encontramos en su manido argumento, donde un enemigo de origen extranjero – es decir, oriundo de cualquier otro lugar que no sea norteamerica – pone en jaque la integridad mundial – que aquí equivale a los intereses de los Estados Unidos, para qué vamos a negarlo -.

Por descontado, tan sólo el valeroso jugador podrá proteger el bienestar de tan noble república federal, y deberá hacerlo además en solitario.

Si bien es cierto que en la última entrega cabe la posibilidad de solicitar apoyo a otros aliados, al menos durante escasas misiones.

Pero la triste realidad es que el desarrollo habitual de cualquier Strike impone enfrentarse completamente sólo al infame villano de turno, protegido por incontables hordas de secuaces.

Y ojo, porque la palabra clave es soledad, pero eso no equivale, ni mucho menos, a estar indefenso ante el inminente peligro que acecha en cada esquina.

De modo que, cual jinete montado sobre su veloz corcel, representado para la ocasión por un reluciente helicóptero metalizado, vuestro cometido consistirá en defender, a golpe de misil, la justicia y la libertad.

Y ya puestos, también el petróleo y el dólar.

El primer episodio de esta longeva serie, conocido como Desert Strike, vio la luz en Mega Drive allá por el lejano año 1.992, por cortesía de Electronic Arts, y fue tal su éxito que poco después sumaría respectivas versiones para Super Nintendo, Amiga, PC, e incluso en las portátiles del momento, sean Game Boy y la maltrecha Game Gear.

Aquella entrega ya hacía gala de una trama lo bastante sólida, ambientada en la Primera Guerra del Golfo.

En ella se relata cómo un vil dictador árabe, popularmente conocido con el sobrenombre de Madman, tiene la nefasta idea de conquistar los Emiratos Árabes Unidos, y amenaza con iniciar la Tercera Guerra Mundial nada menos.

Ante semejante desafío, el bondadoso presidente de los Estados Unidos, claramente preocupado por la seguridad de las buenas gentes que pueblan cada rincón del planeta, encomienda al jugador la sagrada misión de ¡aniquilar al maldito traidor!.

Por ello no dudará en enviarle al desierto a bordo de un AH-64 Apache, el mismo modelo que tan sólo un año antes diezmaba a los soldados iraquíes sin demasiados miramientos en la vida real.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.