REPORTAJE ESPECIAL PARODIUS PARTE 3

Ningún elemento que forme parte de la propiedad intelectual de Konami está libre de burla en Parodius, pero el hecho de que la compañía sepa reírse de sí misma no implica que dicha saga esté exenta de valores, que van desde un apartado gráfico sensacional hasta una disparatada banda sonora, pasando por una jugabilidad adictiva y compleja como pocas, en parte posible gracias a la gran variedad de armamento y personajes disponibles.

El primer Parodius fue lanzado en el año 1.988 para el popular MSX únicamente en tierras japonesas, con motivo de las continuas referencias a su cultura en un programa que ya es por si mismo un producto meramente japonés.


De hecho, esta exclusividad de los mercados japoneses ha sido una constante a lo largo de gran parte de la saga, dado el comprensible riesgo que supone comercializar un título de estas características en el resto del mundo.

En aquel Parodius no obstante ya estaban presentes muchos de los rasgos que definirían al resto de entregas, pese a que las limitaciones propias del MSX impidieron a los grafistas de Konami dar rienda suelta a todo su delirio imaginativo, que si pudo apreciarse en los juegos que le siguieron.

Pero desde los inicios de esta consagrada franquicia ya era necesario enfrentarse a unos absurdos jefes finales, como era el caso de un muñeco de trapo típico japonés o multitud de bocas sonrientes, entre tantos otros.

Tuvieron que pasar dos años para que su base de usuarios se incrementara, coincidiendo con el lanzamiento de Parodius Da!, que fue distribuido como arcade tanto en su país de origen como en occidente, y además llegó a disponer de notables conversiones domésticas que en esta ocasión si llegaron al viejo continente europeo, entre las que es preciso destacar el Parodius de NES y el Super Parodius de Super Nintendo, que aportaban consigo algunos jugosos niveles extra y nuevas modalidades que contribuían a enriquecer aún más la experiencia de juego.

Pese a respetar los esquemas del programa disponible en MSX, Parodius Da!, estos cartuchos no dejaron indiferentes a ninguno de los aficionados a los shooters debido a su genial ambientación y colorido, unos detalles dignos de toda loa y alabanza dentro de una saga cuya mayor seña de identidad es la mofa reiterada de una gran cantidad de elementos por todos de sobra conocidos.

Aunque estos títulos sirvieron para dictar las directrices a seguir en todas y cada una de las futuras entregas, las bases jugables seguían siendo las mismas, acentuando la necesidad de incurrir en los potenciadores con forma de campana, tal como se puede apreciar en las franquicias de Gradius y, no menos importante, Twinbee.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.