REPORTAJE SOBRE LA SAGA DUKE NUKEM PARTE 4

No es de extrañar que Duke Nukem 3D terminara por calar hondo en los corazones de muchos usuarios.

Y es que virtudes desde luego no le faltaban, empezando por su potente iconografía; sirva a modo de ejemplo el enfrentamiento final en el que un enemigo de considerable envergadura se confundía en el entorno con unas bellas animadoras en bikini que bailaban a su alrededor vitoreando nuestra anticipada victoria; independientemente de lo arriesgado que puede suponer unir en una misma pantalla iconos tan diferidos, pero tan relevantes de la cultura pop.

Duke Nukem ya alardeaba por aquel entonces de hacer uso de estos y muchos otros elementos, desconocedor de que con sus aportaciones estaba revolucionando el sector de los videojuegos.

Los iconos visibles de la cultura pop de igual modo no quedaban limitados a las bellas animadoras ligeras de ropa, siempre sonrientes, las numerosas strippers, aquellos cerdos a modo de enemigos o incluso a su protagonista, poco amigo del dialogo pero amante a solventar cualquier situación sirviéndose de procedimientos poco ortodoxos.

Otro de los grandes logros de Duke Nukem 3D fue el uso y el abuso intencionado de la iconografia nuclear, donde las señales varias de radioactividad y la desolación de un mundo post-apocalíptico contribuían a difundir aun más si cabe algunos de los estereotipos tan presentes en la citada cultura pop.

Como curiosidad, también se hacían referencias a diversas películas de ciencia ficción, mención especial para aquellos huevos de color verdoso que eran visibles en algunas habitaciones y recordaban sospechosamente al largometraje de Alien.

Además de los ports ya citados, existen otros tantos juegos que tienen a Duke como protagonista indiscutible.

En Nintendo 64 fue comercializado el Duke Nukem: Zero Hour, que pasaba por ser un shooter en tercera persona donde era posible viajar en el tiempo y encontrarse con otras versiones del propio Duke, si bien todas ellas de una chuleria inconfundible.

Por su parte, PlayStation dispuso en su extenso catálogo de dos juegos únicos, como son el Time to Kill y Land of Babes, que pese a tratarse de unas exclusivas adolecían de una evidente semejanza con la franquicia de Tomb Raider, mezclando las plataformas con la exploración en un intento por repetir el éxito de la señorita Croft.

No en vano, llegó a tildarse a estas entregas como Duke Raider, siendo recomendables únicamente para aquellos que le profesen estricta devoción al personaje.

El último título en ver la luz protagonizado por el incombustible Duke se produjo en el año 2.002 con el correcto Duke Nukem Manhattan Project, un claro heredero de las dos primeras entregas de la saga, aunque empleando gráficos tridimensionales para la ocasión y sirviéndose de una interfaz más depurada.

Sin destacar por ninguna de sus virtudes, bien podría considerarse a esta versión como el mejor juego paralelo con Duke de protagonista.

Para aquellos amantes de las curiosidades, el título fue desarrollado por la empresa Sunstorm Interactive, y su distribuidora dejó al juego pendiente de un hilo en cuanto a los derechos de explotación se refiere al declararse en bancarrota, sin que ni siquiera 3D Realms pudiera hacerse con ellos.

Respecto al juego en si, recordaba vagamente al Contra, y se suponía iba a servir para calmar las ansias de todos aquellos que esperaban entusiasmados el retorno de Duke por todo lo grande, con el extinto Duke Nukem Forever, un nombre revelador que ya hacía presagiar el destino que le aguardaba al juego…

El prometedor título, que iba a ser la cuarta entrega oficial de la saga, se anunciaba como el sucesor directo de Duke Nukem 3D, retomando el sistema de juego y la estética de aquel.

A modo de guasa os diré que George Broussard, uno de los principales responsables del proyecto, afirmó una y otra vez que el programa se encontraba en su fase final, a falta de pulir algunos pequeños defectos.

Aunque como muchos de vosotros sabréis, después de un número incontable de años, finalmente el juego ha caído en el limbo del olvido, pues con toda seguridad no será comercializado.

Pese a que no existe una continuación directa del añorado Duke Nukem 3D, su espíritu perdura en muchos otros FPS de novedosa factura, donde el humor negro y la mala leche se han convertido a estas alturas en otros de los elementos significativos pertenecientes al género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.