RÉQUIEM POR LOS SUFRIDOS PROTAGONISTAS DE “THE BOUNCER”

PlayStation 2 PS2 Square Enix DreamFactory Beat em up Pixel Art Xtreme Retro

El maltrato animal está a la orden del día.

Desde hace largos años, los activistas anti-taurinos, asociaciones contra el circo, liberadores de bisones y “gourmets” que luchan para que Whiskas tenga menor gusto a hígado han conseguido mejorar las condiciones de todos los animales.

¿De todos?

No.

Hasta ahora, una especie tan cercana y querida como los Gorilas de Discoteca permanecía esclavizada.

El pasado miércoles, miembros de la asociación contra el maltrato animal PETA, más conocida como “esos que se despelotan en la calle y no son guiris de la Barceloneta”, decidieron entrar en acción.

Pasadas las 2 de la madrugada tomaron la puerta del Bar Fate e intentaron liberar a tres gorilas, llamados Sion, Kou y Volt, de sus desalmados esclavistas.

Según los expertos consultados, los gorilas de discoteca son una especie que merece la mayor de las protecciones.

Igual que los elefantes, han sido expulsados de su medio natural para ser amaestrados y utilizados por el hombre.

Un gorila de discoteca es capaz de realizar trabajos simples como gruñir “con esas bambas no entras“, estampar ilegibles tampones en el dorso de la mano de clientes borrachos, o dejarse lamer el pene por sexagenarias desesperadas en el backstage.

Aunque no deja de ser una vida apacible, la mayoría de los gorilas no son felices.

La separación de su hábitat natural – el gimnasio de tu barrio -, así como una alimentación alejada de su dieta tradicional: la caza y apertura de gigantescos botes de batidos proteínicos, provocan un desasosiego existencial que termina generando esas conductas desagradables y humillantes que todos hemos sufrido.

Ellos no desean humillarte, ni hacerte sentir la roña de la costra de la mierda del mundo con su mirada, no.

Esa mirada, casi humana, es su manera de decir: ¡ayúdame, necesito un amigo!

Volviendo a la noticia, los activistas, nada más llegar, intentaron aproximarse a los representantes del grupo Mikado a fin de conseguir el beneplácito para trasladar al equipo.

Siguiendo el conocido ensayo que nos propuso DreamFactory en los inicios de PS2, con “lenguaje no verbal y técnicas de humillación adolescente de los porteros, e incluso una aproximación humanista” consiguieron una primera toma de contacto no violenta.

Aun así, un simple paso en falso – uno de los asistentes bajó la mirada y dudo al responder a la pregunta “¿Estáis en lista?” – hizo fallar toda la operación de liberación.

Los activistas fueron expulsados del local por funambulistas con mazas de neón y fakires escupefuegos.

Una conocida táctica empleada por los “esclavistas de la noche” para torturar y asesinar sin que nadie se de cuenta.

El público cree que asiste a una performance, los activistas son masacrados y sube el caché de la discoteca.

¡Se las saben todas!

Así que, aunque la protesta fuera un fracaso, la próxima vez que veas a un portero de discoteca – como estos sufridos héroes de Squaresoft – recuerda que es un pobre esclavo del sistema.

No seas borde, pues él nunca lo haría.

Bueno, sí, lo hará.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.