RÉQUIEM POR MARCA PLAYER

El 22 de junio es la fecha de una muerte anunciada.

Concretamente la de Marca Player, una revista que se despide tras casi cuatro años de trabajo interrumpido, dejando para la posterioridad un total de cuarenta y seis publicaciones.
Y como esta, tantas otras.
Parece que el futuro de las revistas en papel está sentenciado en cuanto a videojuegos se refiere.
Los argumentos que sirven para sostener dicha afirmación son varios, aunque llegados a este punto sería conveniente destacar la perdida de protagonismo con respecto a las webs especializadas, de acceso gratuito y cuyos contenidos se renuevan con relativa rapidez; a lo que es preciso sumar la siempre agradecida interacción con el resto de lectores.
No obstante, es justo reconocer que la prensa escrita tiene algo especial.
Llámesele facilidad de conservación – aunque sea tirar piedras contra mi propio tejado, el día que falle internet se cocerá una tragedia -, o quizá aproximación física a la estética del sector.
Resulta agradable su vertiente gráfica cuadriculada, y sus capturas gozan de un encanto particular que una web dificilmente podría imitar, precisamente porque el papel ofrece cierta tangibilidad, e incluso una textura que sería imposible en cualquier otro medio.
Dicho de otro modo, a través de la pantalla resultan más perceptibles los fallos de cada instantánea, de un momento que se supone simbólico, único e irrepetible, convertido para la ocasión en un mero código.
En cambio, por algún motivo que no atino a describir con palabras, en las revistas el truco funciona milagrosamente.
Quizá se deba a la falta de brillo intrínseca del monitor, puesto que los colores apagados dificultan apreciar las carencias en toda su plenitud.
Pero, sea como fuere, la “trampa” se disimula con asombrosa naturalidad.

Los polígonos y las texturas parecen fundirse con el entorno, y los engranajes de la imaginación actúan con mayor efectividad.

Precisamente por ello se antoja trágica la pérdida de esta revista, guste o no su contenido.
Porque en breve dejaremos de palpar sus páginas, de percibir su olor cuando todavía está recién adquirida, y de escuchar el sonoro crujir de cada hoja al pasar.
Y todos estos detalles, a priori tan nimios, resultan de vital importancia en una industria como esta, conformada a partir de mundos virtuales que sin un soporte físico podrían perderse en la inmensidad del olvido.
Una filosofía que, en mi labor de coleccionista, he aprendido con el paso de los años.

Por eso las revistas de videojuegos equivalen a un acertado indicio de algo imperecedero, a lo que muchos de nosotros nos aferramos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.