RESIDENT EVIL 2

Resident Evil perfeccionó el género que combinaba terror y supervivencia al distanciarse de otras repulsivas series que incluían muertos vivientes.

Por fortuna, el reto de conseguir igualar la calidad que atesoraba la versión anterior fue superado por Resident Evil 2 de forma espectacular: ante un peligro biológico localizado, ¿a dónde ir, mejor que a una metrópolis?.

Raccoon City tiene una estructura de pasillos parecida a la mansión de Resident Evil, pero en todo momento da la impresión de que estás ante algo mucho mayor: coches amontonados para bloquear calles laterales, puertas convertidas en barricadas realizadas con todo lo que se tiene a mano, y habitaciones que huelen a abandono.

Y así, el jugador se abre camino hasta una comisaría de policía llena de zombies, para acceder hasta un amenazante complejo de canales de aguas residuales e instalaciones industriales, que finalizan inevitablemente en otro laboratorio secreto.

Resident Evil 2 equivale a una película de serie B en términos conceptuales, pero tratándose de un videojuego, esto no tiene por qué ser un defecto.

Más bien todo lo contrario.

Lo realmente importante es la emoción que suscita: batallas contra hordas usurpadoras, los Licker – llamados así por sus largas y funestas lenguas prensiles -, o la odiosa masa de monstruos mordientes.

Y la primera sesión a duras penas cuenta la mitad de la historia: sirve para desbloquear una segunda parte, en la que el jugador asume el control del personaje no escogido anteriormente.

Ello transforma el entorno de forma espectacular: se pierde toda la acción real planteada desde el inicio, e incluye la terrorífica presencia de Mr. X, un inverosímil amasijo de carne putrefacta, enfundado en una gabardina, cuyo único propósito es matarte al menor descuido.

Sobra decir que Resident Evil 2 tuvo un éxito rotundo.

Cuando juegues, olvídate de tu cerebro – acabarán devorándolo igualmente -, apunta y dispara.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.