RESIDENT EVIL – CODE: VERONICA

La serie Resident Evil ha experimentado numerosas salidas falsas.

Una versión casi completa de Resident Evil 2 fue desechada, diversas aproximaciones de Resident Evil 4 fueron abandonadas, y Resident Evil – Code: Veronica fue concebido inicialmente para ser el tercer juego de la saga.

Aunque finalmente se convirtió en un lanzamiento “exclusivo” para Dreamcast.

Quizá llegó al mercado con un año de retraso, pero se ha convertido en uno de los grandes exponentes entre los clásicos Resident Evil.

Lo que no es decir poco, precisamente.

El juego hereda muchos de los rasgos de las tres primeras entregas.

Dentro del conjunto, no obstante, añade una gran particularidad: es el primer título de la serie que incluye entornos renderizados en 3D, algo que la franquicia estaba pidiendo a gritos.

Resident Evil – Code: Veronica sigue siendo atractivo a pesar de los años, y su envergadura y su ritmo merecen especial atención.

Retoma numerosos hilos sueltos de capítulos anteriores, hace que el jugador trabaje sin red y nunca deja de abrirse camino.

El guión combina el melodrama con suntuosas escenas cinemáticas, pero con un sorprendente toque de terror.

De pronto te ves inmerso en una película interpretada por dos jóvenes que torturan libélulas, por ejemplo.

Y hay muchos más elementos que subrayan esa extraña sensación: los enemigos zombies están individualizados y muestran diversos estados de putrefacción, los Hunters vuelven como gorilas con garras, tu aliado se transforma en una masa descerebrada que deberá ser abatida…

Todo ello resulta particularmente doloroso.

Con todo, Resident Evil – Code: Veronica muestra las limitaciones del concepto original de Resident Evil, pero también la magnitud de su grandeza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.