RESIDENT EVIL: DIRECTOR’S CUT

Resident Evil Biohazard PSX Saturn Capcom Chibi Jill Valentine Zombie Pixel Art Xtreme Retro

Para compensar el retraso de Resident Evil 2, al menos en parte, Capcom tuvo a bien deleitar a sus seguidores con un capítulo intermedio y que cuenta a su favor con diversas razones para justificar su adquisición.

A decir verdad, Resident Evil: Director’s Cut consta de tres juegos en uno.

El primero es la versión original americana que, tal como ocurría en la europea, gozaba de un mayor grado de dificultad con respecto a la entrega japonesa.

Por lo demás, el desarrollo de dicha aventura resulta idéntico.

La modalidad Beguinner, por su parte, es ideal para los jugadores neófitos en la saga, ya que los zombies pecan de benévolos, y los cartuchos de la Beretta contienen 30 balas en lugar de 15.

Resident Evil PSX Saturn Pixel Art Chibi Chris Redfield Albert Wesker Xtreme Retro Biohazard

La última opción del menú principal, bautizada para la ocasión como Arrange, nos sumerge en un título repleto de sorpresas y con las novedades suficientes como para contentar a los incondicionales de la serie.

De entrada, los protagonistas lucen modelos de atrezzo diseñados exclusivamente para esta revisión, e incluso pueden acceder al vestidor que permanecía cerrado en el original, e ir cambiando de ropa a su antojo.

Resident Evil Biohazard PSX Saturn Capcom Pixel Art Chibi Jill Valentine costume Tyrant Final Boss Xtreme Retro

Y esta es tan sólo una de las múltiples variaciones.

Basta con decir que, aunque te conozcas de memoria cada rincón de la mansión, te quedarás gratamente sorprendido  – u horrorizado – al encontrar zombies en los lugares más insospechados.

En resumen, los amantes de Resident Evil en su vertiente más clásica, que no son precisamente pocos, tienen una cita ineludible con Director’s Cut, que por cortesía de Virgin traía consigo, además, una codiciada demo del segundo episodio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.