RESIDENT EVIL GAIDEN

Tras un intento frustrado de trasladar la franquicia a las portátiles de Nintendo, Capcom decidió volver a probar suerte con un título de menor atractivo, claramente menos ambicioso, y no tan divertido. La culpa de este notable descenso de calidad se debe, en gran medida, a un apartado técnico no del todo bien pulido, y a un sistema de combate claramente deficiente.

Os seré sincero. Me duele tener que meterme con una saga que ha aportado tanto al género como ha sido Resident Evil, pues no en vano se encuentra entre las más prestigiosas a nivel mundano. Pero es que, a todas luces, de este juego cabía esperar mucho más de lo que finalmente cumplió.

El sistema de juego, a excepción de los enfrentamientos contra los zombis, no resulta extraño dado la consola para la que estaba destinado el cartucho. De este modo, se cambiaron los escenarios prerrenderizados por una perspectiva isométrica en 3/4, que facilitaba la movilidad por las habitaciones, para la ocasión ambientadas en un barco a la deriva por el océano, siendo más sencillo localizar los diferentes items que hay esparcidos por los distintos decorados.

Uno de los mayores problemas viene cuando nos enfrentamos con los zombis que habitan en las distintas estancias, pues entonces la pantalla pasa a convertirse en una suerte de minijuego en primera persona, no demasiado afortunado en su desarrollo.

De este modo, Capcom ideó un sistema de combate que consistía en acertar sobre el enemigo mientras un punto se movía aleatoriamente a través de la pantalla, debiendo pulsar el botón en el momento deseado.

Por fortuna, los ingredientes habituales de la saga si hicieron acto de presencia en el título, pues los protagonistas se encontraban atrapados dentro de un barco poblado de zombis sin otra función que la de hincarnos el diente, y sin posibilidad alguna de escapar del lugar.

Los tres protagonistas encargados de sobrevivir a esta particular pesadilla no son desconocidos en absoluto para la mayoría de usuarios, pues ya participaron de las anteriores entregas de la serie, como es el caso de Barry Burton, un componente original del equipo S.T.A.R.S. que sobrevivió a la mansión del primer título de la saga; Leon S. Kennedy, héroe inconfundible de la segunda entrega, por entonces un policía novato, y protagonista absoluto de la cuarta aventura, donde ha ganado bastante musculatura, si bien ha perdido parte del carisma que lo caracterizaba, todo sea dicho, y una nueva incorporación a la saga, que no ha vuelto a tener representación alguna, Lucia.

El componente aventurero será la mayor baza del título en su conjunto, pues os aguardan un total de más de 100 habitaciones, en las que vuestro cometido será buscar llaves y resolver pequeños puzzles de forma continuada.

La ambientación mejoraba incluso con el añadido de algunas habitaciones en penumbra, donde os esperaban los más encarnizados zombis, no demasiado aterradores para la ocasión, como bien podréis imaginar, a lo que hay que sumarle una correcta traducción al castellano, un hecho destacable para el título que nos ocupa.

Pero todas estas virtudes no fueron suficientes para pasar por alto que los gráficos resultaban bastante sencillos, quizá incluso básicos, a lo que contribuía el nefasto acabado de las animaciones de los distintos personajes.

Aunque sin duda el peor apartado del título en su conjunto hay que buscarlo en el sistema de combate, que carece de atractivo suficiente, resulta monótono y repetitivo, y diezma las virtudes conseguidas con la ambientación, pues nos obligan a combatir de forma constánte, interrumpiendo el ritmo del juego de una forma más que notoria.

Una verdadera lástima, pues tras asombrarnos con títulos del calibre de Alone in the Dark en Game Boy Color, todo el mundo daba por hecho que finalmente Capcom sería capaz de superarlo, hecho que nunca llegó a suceder en esta maltrecha consola.

RESUMIENDO

Tras el evidente atractivo de su nombre, os espera un título no demasiado entretenido, técnicamente muy mejorable, y con un sistema de combate muy cuestionable, en el mejor de los casos.

Sus mayores virtudes son la ambientación, y el hecho de controlar a los héroes de la saga, algunos del carisma del propio Leon S. Kennedy, aunque no son mi mucho menos elementos que justifiquen la adquisición de este título, ni que inviten a profundizar en su trama.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.